Desde el Vaticano Mujica crítica “atroz” concentración económica

El ex presidente de Uruguay, José Mujica, lanzó hoy desde el Vaticano una incisiva crítica al sistema internacional y a la concentración de capitales por un pequeño grupo de personas.El político...

El ex presidente de Uruguay, José Mujica, lanzó hoy desde el Vaticano una incisiva crítica al sistema internacional y a la concentración de capitales por un pequeño grupo de personas.

El político sudamericano impartió una conferencia durante el III Encuentro Mundial de Movimientos Populares, convocado aquí por el Papa Francisco, y mañana asistirá a la audiencia que todo el grupo tendrá con el pontífice en el Aula Pablo VI.

Durante su exposición, ante unos 200 delegados de 65 países distintos, advirtió que el problema de la “globalización concentradora” es que beneficia a poca gente y está estancando el progreso de la clase media que se siente insegura. “Esos son los votantes de (Donald) Trump”, señaló.

Insistió que la clase media trabajadora que suele tener buenos salarios es afectada por la precariedad y la incertidumbre, “no los cartoneros o los olvidados”.

Aseguró que hace pocos días estuvo en Tijuana, en la frontera entre México y Estados Unidos, donde los trabajadores cobran 3.5 dólares por día mientras en su país, aunque es pequeño, cobran esa cantidad pero por hora.

“Esa masa de mexicanos está trabajando y bloquea el salario de otros obreros, México perdió un millón de campesinos por lo menos en los últimos años, no puede competir con la agricultura estadunidense que está basada en otros mexicanos pobres”, estableció.

Insistió que la globalización ha generado una crisis en el seno de las derechas, porque el actual sistema económico no puede integrar a todos los seres humanos y una parte de la humanidad “resulta excedente”.

Al mismo tiempo criticó que la “religión moderna” sea “enriquecerse y triunfar”, que el mercado imponga la mayoría de las decisiones políticas y se diga que no existen recursos mientras se gasten dos millones de dólares por minuto en el mundo en presupuesto militar. “Este sistema no tiene corazón, tiene sólo caja fuerte”, abundó.

Fustigó que se lleve 30 años discutiendo sobre una tasa a las transacciones financieras internacionales y que los ricos paguen cada vez menos impuestos. “No estoy hablando de socialismo, sino de políticas fiscales para que la gente esté mejor”, apuntó.

Reconoció que quienes actualmente ejercen el poder no pueden acordar políticas comunes y muchas veces se entregan a la concentración de la riqueza, generando problemas de política planetaria.

Recordó que apenas unos “62 señores” concentren tres mil millones de dólares en el mundo y aseguró que esos números hablan de un “proceso dramático”: la forma atroz de la concentración económica provoca concentración política, porque las decisiones se toman a favor de los grandes intereses.

Más adelante Mujica señaló que el sistema democrático representativo tiene serias deficiencias porque ya no puede representar a toda la sociedad y anticipó el surgimiento de una “nueva representatividad emergente” que debe mejorar su peso, su camino y sus propuestas.

“Hay que honrar a la vida, al milagro de estar vivo, no hay cosas más maravillosa que estar vivo, no se puede envilecer la vida no respetándola. Digo esto para los líderes de los movimientos, más de una vez van a ser criticados”, ponderó.