Critica Fernández de Kirchner proyecto de voto electrónico

La ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, criticó la reforma política impulsada por su sucesor, Mauricio Macri, al considerar que el uso del voto electrónico permite manipular...

La ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, criticó la reforma política impulsada por su sucesor, Mauricio Macri, al considerar que el uso del voto electrónico permite manipular los resultados electorales.

“¿Estás dispuesto a poner en riesgo el secreto y la validez de tu voto en nombre del apuro y una falsa modernidad?”, cuestionó la ex mandataria a través de un mensaje en las redes sociales.

Fernández de Kirchner retomó un artículo escrito por Nicolás D’Ippolito, un investigador argentino y experto en ingeniería de software, para resumir los riesgos de fraude del nuevo sistema que se pretende aplicar a partir de las elecciones legislativas de 2017.

Agregó que las computadoras a través de las cuales se emite el voto electrónico podrían ser hackeadas con facilidad, lo que ya ha sido demostrado en diversas ocasiones en otros países.

La ex presidenta advirtió que el análisis del experto “explica muchas de las mentiras que venimos escuchando en estos días sobre este tema”, en medio del intento del oficialismo por avalar el voto electrónico.

Entre los riesgos, enumeró una posible caída del sistema porque ningún control ha demostrado ser suficiente, la necesidad de que cada fiscal partidario sea experto en informática, y que una sola computadora hackeada basta para alterar los resultados de una elección.

La alteración mínima de los votos es crucial sobre todo cuando la diferencia entre los candidatos o las propuestas es mínima, como pasó en las elecciones presidenciales del año pasado que Macri ganó con el 51.3 por ciento frente al 48.6 por ciento que obtuvo Daniel Scioli.

Además, un investigador independiente demostró que el sistema de boleta electrónica prevista para las elecciones de jefe de gobierno del año pasado tenía fallas, pero aun así se utilizó.

En lugar de que el gobierno y las empresas de software analizaran y reconocieran la vulnerabilidad del sistema, el investigador fue acusado de “hackear” la boleta electrónica y tuvo que pasar un año hasta quedar libre de todo cargo.

Otros riesgos del nuevo sistema es que impide que el escrutinio sea manual y que un ciudadano sin conocimientos especiales pueda auditar la votación, además de que desaparece la transparencia para el ciudadano común porque la elección se convierte en un asunto de “expertos”.