Ejército de Irak recupera barrios de Mosul en su ofensiva contra EI

Las fuerzas especiales de Irak continúan hoy su avance sobre Mosul, en el norte del país, donde ya recuperaron el control de seis áreas de la ciudad que estaban en manos de los combatientes del grupo...

Las fuerzas especiales de Irak continúan hoy su avance sobre Mosul, en el norte del país, donde ya recuperaron el control de seis áreas de la ciudad que estaban en manos de los combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El Ejército iraquí informó este viernes en un comunicado sobre los más recientes progresos de su ofensiva contra los yihadistas en Mosul, considerada por las autoridades del país como el último bastión importante del grupo radical en Irak.

Aseguró que las fuerzas iraquíes levantaron la bandera nacional en los edificios del territorio ganado y, aunque admitió temer consecuencias humanitarias, omitió hacer referencias a un posible número de víctimas por la ofensiva.

Precisó que los efectivos en Mosul se hicieron cargo de los barrios de Malayeen, Samah, Khadra, Karkukli, Quds y Karama, y afirmó que en esas áreas los yihadistas sufrieron “grandes pérdidas”.

Las tropas intensificaron en esta jornada sus ataques contra los militantes del EI en el este de la ciudad, un día después de que el líder del grupo islamista armado, Abu Bakr al-Baghdadi, llamó a los yihadistas a resistir el ataque militar.

“No habrá retirada, es una guerra total contra las fuerzas desplegadas contra el EI. Deben mantenerse fieles a sus comandantes”, sostuvo en un mensaje de audio al-Baghdadi, cuyo paradero se desconoce, aunque se sospecha que podría estar escondido en algún punto de Mosul.

En la ofensiva en Mosul, que comenzó hace dos semanas, participan soldados iraquíes, milicias chiitas, combatientes kurdos y otros grupos, apoyados por ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos.

El gobierno iraquí está determinado a aplastar a los yihadistas que en 2014 declararon un califato en casi la mitad de Irak.

Mosul continúa siendo hogar de cerca de 1.5 millones de personas atrapadas en medio de los enfrentamientos, por lo que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha advertido de una posible crisis humanitaria en la ciudad.