Universidad en Michoacán busca fabricante para cemento luminiscente

La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) busca fabricante para el cemento luminiscente que desarrolló, el cual durante el día capta la luz solar y en la noche emite un brillo...

La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) busca fabricante para el cemento luminiscente que desarrolló, el cual durante el día capta la luz solar y en la noche emite un brillo luminiscente durante 10 horas.

En un comunicado del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, se informó que este producto es el primero de un grupo de materiales para la construcción que está a punto de lanzar esa casa de estudios.

Uno de sus creadores, José Carlos Rubio Ávalos, explicó que se trata de un geopolímero fotoluminiscente, aunque se le conoce de forma coloquial como cemento luminiscente.

El material desarrollado en los laboratorios de la institución educativa en colaboración con los investigadores Elia Mercedes Alonso Guzmán, Wilfrido Martínez Molina y Fernando Velasco Ávalos, se presentó en noviembre de 2015, después de obtener una patente internacional, refirió Rubio Ávalos.

El especialista detalló que el geopolímero fotoluminiscente mejora las cualidades de adhesividad del cemento tradicional y permite aplicar nuevas posibilidades de fotoluminiscencia.

Asimismo, se puede usar en la construcción de carreteras y señalamientos, ya que su emisión de luz generaría carreteras o calles auto-iluminadas, pues el cemento absorbe la luz durante el día y la emite durante la noche.

Además, señaló que otro aspecto de gran importancia de este cemento son sus cualidades de adherencia al metal, ya que supera al cemento comercial, lo cual abre perspectivas muy innovadoras para nuevas técnicas de construcción.

El científico describió que para fabricar este nuevo material, que ya patentaron, realizaron un proceso que se llama policondensación, el cual es similar a la fundición de azúcar para obtener un caramelo.

“Pero en este caso, las materias primas que se usan son sílice (arena de río), desechos industriales (industria acerera, por ejemplo), álcalis (hidróxidos de sodio o potasio) y agua”, sostuvo.

Expuso que el proceso se realiza a temperatura ambiente y no requiere hornos o altos consumos de energía y, por lo tanto, la contaminación por su elaboración es baja comparada con el cemento Portland tradicional y los plásticos sintéticos.

Dijo que en la actualidad, empresas de Europa y Asia manifestaron su interés en vender a nivel internacional el cemento que está a punto de ser transferido a la industria, una vez que se publiquen las nuevas reglas de transferencia tecnológica en la Universidad.

“Lo que estamos haciendo actualmente en la Universidad es definir cuál va a ser el mejor mecanismo para poner el producto en el mercado”, apuntó.