Capacidad, no improvisación, perfil de nuevos magistrados

La ex consejera electoral del otrora IFE, María Macarita Elizondo, celebró que los siete nuevos magistrados de la Sala Superior del TEPJF que entrarán en funciones este viernes 4 de noviembre, sean...

La ex consejera electoral del otrora IFE, María Macarita Elizondo, celebró que los siete nuevos magistrados de la Sala Superior del TEPJF que entrarán en funciones este viernes 4 de noviembre, sean personas debidamente capacitadas, no improvisadas y con una alta experiencia y conocimientos en el área judicial.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en términos generales, lo integrarán personas altamente calificadas y conocedoras de la materia electoral. “No son improvisados”, aseguró a Notimex.

Cuestionó sin embargo que se busque en el Senado de la República aumentar el periodo de cuatro de los siete nuevos magistrados, mediante la modificación a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

De tal suerte, dijo, los magistrados que fueron designados para ocupar el cargo por seis años permanecerían dos años más, y quienes fueron electos por tres años, se quedarían siete, en tanto que quienes fueron electos para nueve años permanecerán durante ese periodo.

“Lamento mucho que esté en la palestra el hecho de que se pretenda hacer reformas en cuanto a la duración de los cargos de los magistrados recientemente nombrados”, anotó Elizondo Gasperín.

Ello, toda vez que el Senado eligió recientemente a los siete nuevos magistrados de la Sala Superior del TEPJF, que entre otras funciones se encargarán de calificar las elecciones presidenciales del 2018.

Se trata de Otálora Malassis, Mónica Soto Fregoso y Felipe de la Mata Pizaña, quienes fueron electos para un periodo de nueve años; Felipe Fuentes Barrera y Reyes Rodríguez Mondragón estarán en su cargo por seis años e Indalfer González Infante y José Luis Vargas Valdés, tres años.

La doctora en Derecho coincidió que los nuevos juzgadores electorales deben permanecer en su encargo como lo propuso la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por lo que “mover eso, implica alterar en cierta medida el tiempo de su encargo”.

En su opinión, el escalonamiento permitirá incluir nuevos magistrados con los “que ya vienen con toda una experiencia acumulada”.

Comentó que en su inicio, los Tribunales en sí “tenían que integrarse y desintegrarse cada dos años. Me tocó integrar un Tribunal de lo Contencioso en 1987 y dejarlo hasta el 2008 en que vine al INE”.

Por lo que el hecho de que el Tribunal tenga un personal consolidado, una carrera judicial con personal permanente y que exista el escalonamiento de los más altos cargos, implica el reconocimiento a sus capacidades, que no se desintegre por completo y que haya personal nuevo con experimentado, remarcó.

La jurista deseó la mayor de los éxitos a los nuevos magistrados, pues “ahora que se viene muchas más elecciones locales”, pues además de la federal del 2018 y la renovación del Congreso de la Unión, habrá 30 comicios concurrentes y el TEPJF deberá poner su enorme capacidad de organización.

Ello, dijo, porque se requiere no sólo de la capacitación que ya la tienen, sino de una fluida comunicación con las autoridades electorales, “no sólo con el INE sino con los 32 Organismos Públicos Electorales Locales (OPLEs).

“Yo he dicho que el peor enemigo es el tiempo, no es una institución contra la otra, no es la sociedad contra las leyes, es el tiempo, porque es dentro del proceso electoral y, una vez tomado protesta y asumido el cargo, debe estar saneada toda la elección del servidor público que fue electo y fue votado”, concluyó.