El pueblo potosino de Xilitla recibe a muertos con desfile de Catrinas

Con la penumbra que arropa al Pueblo Mágico de Xilitla, la procesión de Catrinas se adueñó de las calles de esta localidad para celebrar la llegada de sus muertos al son de “Chocani”, la canción de...

Con la penumbra que arropa al Pueblo Mágico de Xilitla, la procesión de Catrinas se adueñó de las calles de esta localidad para celebrar la llegada de sus muertos al son de “Chocani”, la canción de “La Llorona” en lengua náhuatl.

Niños y jóvenes caracterizados con el famoso personaje creado por José Guadalupe Posada, hicieron renacer a las Catrinas de Frida Kahlo, La Rumbera, El Catrín y La Monja Coronada, para realizar el desfile que, año tras año, brinda el espectáculo de la fiesta del Xantolo, característico de este municipio de la Huasteca potosina.

Al encabezar la procesión, La Monja Coronada que, a primera vista parecía ser una imagen de Sor Juana Inés de la Cruz, mencionó la importancia de esta tradición: “La idea de convivir con nuestros muertos es una idea muy bonita, porque nosotros le cantamos y le bailamos a la muerte”.

La conmovedora entonación en náhuatl de “La Llorona” acompañó a las más de 40 Catrinas y Catrines, quienes con veladoras en sus manos, alumbraron el camino hasta la plaza principal.

El Catrín, ataviado con un traje completamente en negro y con una máscara elaborada con incrustaciones de cristal swarovski, señaló que “con nuestros disfraces estamos representando a los difuntos que nos visitan y que vestidos de esta manera se esconden para divertirse con los vivos”.

Durante el recorrido, cientos de turistas y pobladores locales se unieron al desfile apagando las luces de sus negocios y tomando asiento en las banquetas para poder observar mejor la procesión.

Sin embargo, la baja afluencia no evitó que los participantes mermaran sus ganas de ser parte de este acto alusivo al peregrinaje que la muerte da en la búsqueda de las almas de los vivos cuando ha llegado el momento de partir.

Esto lo sabe La Rumbera, la joven Catrina que desde hace siete años participa en esta celebración. “Este año mi vestuario estuvo inspirado en las rumberas, por eso uso este penacho que fue elaborado con flores artificiales y frutas; mi maquillaje representa como una burla de la muerte con pestañas y diamantina”, mencionó.

La procesión concluyó en la plaza principal, donde las Catrinas desfilaron por el escenario instalado frente a la iglesia local, para después dirigirse al panteón, en donde formaron parte de la narración de mitos y leyendas de este Pueblo Mágico potosino.