Neurólogos proponen código de emergencia para atender infarto cerebral

Médicos neurólogos proponen implementar el programa médico Código Ictus para dar prioridad a la atención del paciente con Enfermedad Vascular Cerebral (EVC) durante las primeras cuatro horas de...

Médicos neurólogos proponen implementar el programa médico Código Ictus para dar prioridad a la atención del paciente con Enfermedad Vascular Cerebral (EVC) durante las primeras cuatro horas de presentar síntomas.

Se trata de un código institucional de emergencia que podrá activar el personal de salud y/o enfermería, con el propósito de reducir riesgos en quienes presentan una embolia o infarto cerebral agudo.

“Esta afección deber ser diagnosticada de manera muy temprana porque dependemos de pocos minutos o pocas horas para actuar”, refirió el neurólogo Luis Manuel Murillo Bonilla en el XIV Congreso Panamericano de Neurología 2016 que se realiza en este destino turístico.

El integrante de la Asociación Mexicana de Enfermedad Vascular Cerebral (Amevasc) explicó que un individuo puede perder millones de neuronas por cada hora que una arteria del cerebro permanezca ocluida.

“Esto puede traducirse en días o años de vida saludables y es más catastrófico conforme pasa el tiempo”, abundó en el marco del Día Mundial de dicho padecimiento, que se celebró el 29 de octubre pasado.

Sostuvo que para intervenir y restaurar el flujo sanguíneo es importante identificar a tiempo los síntomas de trastornos del lenguaje, asimetría facial o boca desviada y debilidad de un brazo o pierna.

Esto, apuntó, porque seis de cada 10 eventos vasculares culminan en embolia y siete de cada 10 pacientes mexicanos presentan secuelas importantes o algún tipo de discapacidad física e incluso fallecen.

En su oportunidad, el presidente de la Amevasc, Fernando Góngora Rivera, aseguró que dichas medidas podrán beneficiar a 3.0 o 5.0 por ciento de los mexicanos afectados por un infarto cerebral.

Dijo a Notimex que lo anterior implica un beneficio muy alto porque los pacientes tratados hoy en día con trombólisis -disolución de un coágulo de sangre- son menos de 0.6 por ciento.

Recordó que entre 150 y 200 mil personas sufren un evento vascular cerebral cada año y que “a uno de cada tres pacientes estaríamos dando la posibilidad de tener una recuperación funcional”.

Destacó que la afección genera elevados costos directos e indirectos para los familiares, principalmente, porque abandonan su fuente de ingresos para atender al paciente y destinan dinero en rehabilitación y cuidados paliativos.

De manera, añadió, el gasto de un tratamiento trombolítico llega a costar 80 mil pesos en el sector de salud pública, por ejemplo, pero puede triplicarse durante los dos primeros años debido a los costos indirectos a largo plazo.

Por ello, subrayó la importancia de implementar el programa médico Código Ictus porque las primeras cuatro horas son cruciales para emitir un diagnóstico temprano en el primer nivel de atención.

Explicó que la iniciativa forma parte del Plan Estratégico para la Atención de la EVC, presentado este lunes a la Comisión de Salud en la Cámara de Diputados y al Consejo de Salubridad General.

Góngora Rivera precisó que el programa busca sentar las bases para implementar medidas encaminadas a mejorar la calidad de atención médica y tener disponibilidad de medicamento en el país.

La intención es primero incorporar el término “Ictus” entre la población mexicana porque su significado -evento vascular cerebral- es todavía desconocido.

Comentó que el segundo paso será hacer un llamado a las autoridades de Educación Pública para trabajar en la importancia de incluir información sobre dicha enfermedad en el nivel básico y así ayudar a identificar los síntomas desde la infancia.

El especialista confió en que esta medida pueda rendir frutos en 2017 y la EVC también sea incluida en el rubro de gastos catastróficos del Presupuesto de Egresos, en tanto que los integrantes de la Comisión de Salud ya evalúan la propuesta.