En medio de protestas, Marruecos investiga la muerte de un vendedor

Autoridades de Marruecos investigan hoy las circunstancias en que se produjo la muerte de un vendedor de pescado en un camión de basura, la cual suscitó protestas sin precedentes en el país, y por la...

Autoridades de Marruecos investigan hoy las circunstancias en que se produjo la muerte de un vendedor de pescado en un camión de basura, la cual suscitó protestas sin precedentes en el país, y por la que han sido arrestadas al menos ocho personas.

El gobierno marroquí prometió que llevaría ante la justicia a los responsables de la muerte de Mohcine Fikri, quien fue aplastado en un camión de basura el pasado viernes cuando trataba de recuperar 500 kilogramos de pez espada que le habían sido confiscados.

La Corte de Alhucemas, ciudad en el noreste de Marruecos, abrió este martes una investigación sobre el hecho y ordenó la detención de siete personas, a quienes señaló como sospechosos de homicidio involuntario y falsificación de documentos oficiales.

Aunque son siete detenidos, en total 11 personas están siendo investigadas por la policía judicial, informó la fiscalía pública en un comunicado, reproducido por el portal de noticias Morocco World News.

Precisó que los arrestados son dos policías, un delegado de pesca, un jefe del departamento de Pesca, el jefe del personal del departamento de Veterinaria y tres empleados de la empresa de limpieza, incluidos el conductor del camión y tres basureros.

El gobierno marroquí condenó el incidente ocurrido el pasado viernes y aseguró que se conduciría una investigación exhaustiva que permita determinar las causas exactas de la tragedia.

El ministerio del Interior de Marruecos dijo el pasado domingo que “nadie tenía derecho a tratarlo así... No podemos aceptar funcionarios que actúan con precipitación, ira o en condiciones que no respetan los derechos de las personas”.

El padre de Mohcine Fikri, miembro fundador del Partido Justicia y Desarrollo (PJD), dijo en una entrevista concedida a la prensa que su hijo fue “ejecutado en una forma espantosa” y consideró que la ola de protestas que esto suscitó fue “una reacción espontánea.

“Fue literalmente molido en el camión de la basura. Un comité investigará a fondo el caso y confiamos en este comité, queremos que los autores sean detenidos y se responsabilicen por su crimen”, sostuvo el señor Fikri, citado por el diario The Moroccan Times.

“Hemos recibido garantías de las autoridades más altas del reino para una investigación justa e imparcial”, dijo el padre y enfatizó que no quiere que la muerte de su hijo desencadene un desorden civil, sobre todo porque “Marruecos es un país estable, en una región inestable”.

La muerte del vendedor marroquí desató de inmediato masivas protestas antigobierno, movilizaciones que son poco frecuentes en Marruecos y que han sido comparadas con las que siguieron a la muerte de un vendedor de frutas en Túnez en 2010 y originaron la “primavera árabe”.