Instituto Electoral, dos décadas de fortalecer la democracia del país

A dos décadas del nacimiento del otrora Instituto Federal Electoral (IFE), el hoy INE coadyuva en fortalecer la democracia del país y actualmente la única incógnita hacia los comicios de 2018, es...

A dos décadas del nacimiento del otrora Instituto Federal Electoral (IFE), el hoy INE coadyuva en fortalecer la democracia del país y actualmente la única incógnita hacia los comicios de 2018, es saber qué partido o candidato ganará la presidencia, indicó el consejero electoral Arturo Sánchez Gutiérrez.

Al recordar que la reforma electoral de 1996 otorgó plena autonomía al IFE respecto al Poder Ejecutivo, Sánchez Gutiérrez destacó que hacia 2018, el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene que fortalecer la organización y enfatizar su llamado a todos los actores a ceñirse escrupulosamente a la ley.

Además, dijo a Notimex, se requerirá de mucha madurez democrática de todos los actores, “eso es lo que tenemos que pedir: cada actor será responsable de sus propios hechos, cada candidato será responsable de sus dichos”, ya que lo importante es que el ciudadano sea el que libremente pueda decidir quién gobernará el país.

Expresó que uno de los grandes retos del INE es que tanto partidos y candidatos reconozcan su derrota en futuros comicios; “eso es uno de los retos que seguimos tendiendo en la democracia en México”.

“Hoy cualquier partido podría ganar la presidencia de la República en 2018 o podría ganar una gubernatura de un estado y los ganadores sólo se conocerán la noche de la elección, no antes”, comentó.

Es decir, abundó, ya no hay problema con el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), con el Registro Federal de Electores (RFE), con la capacitación electoral, con la fiscalización, con la instalación de casillas, lo que ubica a México en el nivel de las principales democracias del mundo.

El también presidente de la Comisión Temporal de Seguimiento para los Procesos electorales locales 2016-2017, recordó que en 1996 no existían los 32 Organismos Públicos Electorales Locales (Oples), la administración de los tiempos del estado era muy diferente a la actual y, la alternancia sólo se daba en algunos estados de la República.

“En 1996 lo primero que ocurre es que para 1997, el Partido Revolucionario Institucional pierde la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y en ese año elegimos (el 6 de julio) a un jefe de gobierno de oposición, (Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano) del Partido de la Revolución Democrática (PRD)”, expuso.

Sánchez Gutiérrez quien dejará su cargo en abril de 2017, indicó que actualmente el país tiene nuevos retos y la democracia tiene que continuar su fortalecimiento. “Hoy debemos de ver con visión de estado qué es lo que se le pide a una institución como el INE”, dijo.

“Hace 20 años (el 31 de octubre de 1996), el consejero José Woldenberg encabezaba un equipo con diferencias y contradicciones muy similares a las que tenemos hoy y que hemos tenido a lo largo de estos 20 años, pero que en términos generales le dieron al entonces IFE un carácter muy importante”, acotó.

A ese Consejo General, recordó, le tocó aplicar la primera reforma electoral que trajo muchos cambios como la fiscalización, en manos del consejero Alonso Lujambio; la modernización del Registro Federal de Electores (RFE), con Juan Molinar, y la importancia del Servicio Profesional Electoral (SPE), con Mauricio Merino.

Además, en Capacitación Electoral, estaba Jesús Cantú y en Prerrogativas, Jacqueline Peschard y José Barragán en Contraloría.

En esa parte del equipo, comentó, estaba también como consejero ciudadano Jaime Cárdenas. “Creo que a partir de entonces, el IFE evolucionó y mucho”, destacó.

En este marco, reconoció el fortalecimiento que tiene el INE no sólo hacia afuera sino hacia dentro con consejeros que se “formaron dentro del otrora IFE como el propio consejero presidente Lorenzo Córdova y los ahora también consejeros Ciro Murayama, Marco Antonio Baños, Pamela San Martín y Enrique Andrade.