En el Día Mundial del Ahorro, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomendó cinco pasos para iniciar con el hábito del ahorro.

El órgano que supervisa a las entidades financieras del país sugirió en primer lugar, hacer un presupuesto mensual, para que la persona sepa lo que gana y lo que gasta y el monto que puede ahorrar, que no debe ser el dinero que sobra sino una cantidad específica para este rubro.

También se debe aprender a distinguir entre necesidades y deseos, a fin de evitar compras innecesarias; establecer metas de ahorro y en este caso, dividirlas en corto, mediano y largo plazo, refirió en un comunicado.

Agregó que antes de confiar el dinero a alguna institución, hay que verificar que esté debidamente autorizada y regulada por las autoridades; investigar cuál institución da una mayor tasa de interés, mejor servicio y e cobra menos comisiones.

Asimismo, hay que asegurarse de revisar, ordenar y guardar los documentos que amparan todas cuentas de ahorro, así como designar beneficiarios de las cuentas de ahorro, porque ellos recibirán el dinero en caso de que el titular llegue a faltar.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015 (ENIF) elaborada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) el 23.5 por ciento de la población adulta no ahorra de ninguna forma.

En tanto, sólo 15 por ciento de la población adulta ahorra en mecanismos formales como son bancos, cajas de ahorro y otras entidades financieras autorizadas y reguladas; en cambio, 32.4 por ciento ahorra en mecanismos informales.

Destacó que 33.9 por ciento de las mujeres mexicanas ahorran de manera informal, comparado con 30.9 por ciento de los hombres; en tanto, 16 por ciento de los hombres ahorra en mecanismos formales y 14.3 por ciento de las mujeres en el país.

La Condusef destacó que ahorrar en mecanismos formales brinda a los usuarios la seguridad de que su dinero se encuentra protegido por un seguro de depósito brindado por el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) en el caso de los bancos.

Los usuarios cuentan también con el Fondo de Protección al Ahorro en el caso de Cajas de ahorro y Sociedades Financieras Populares registradas y autorizadas.

En cuanto refiere al ahorro para el retiro, 48 por ciento de los mexicanos dice no tener planes desarrollados para su retiro y 27 por ciento dice tenerlos muy avanzados, de acuerdo con la Encuesta Ahorro y Futuro 2014, de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore).

La Comisión recordó que una de las ventajas del ahorro formal es la accesibilidad a otros servicios financieros como créditos, además de que se obtienen intereses y el dinero está protegido por un seguro de depósito.