El senador panista Ernesto Ruffo Appel solicitó a la Cámara de Diputados que en la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el próximo año, se abstenga de incluir fondos discrecionales en el Ramo 23.

Ese instrumento de política presupuestaria conocido como “Provisiones salariales y económicas” atiende las obligaciones del gobierno federal, cuyas asignaciones no corresponden al gasto directo de sus secretarías; uno de sus objetivos es otorgar recursos a entidades federativas y municipios a través de fondos específicos.

El legislador presentó un punto de acuerdo en el que indicó que ese esquema ha permitido una práctica “vergonzosa, inaceptable e ilegal”, pues legisladores de todos los partidos ofrecen a estados y municipios etiquetar recursos a cambio de recibir un porcentaje.

Esa práctica entre diputados federales y presidentes municipales ha sido denunciada varias veces, lo que llevó a suprimir este año el fondo de “Pavimentación, espacios deportivos, alumbrado público y rehabilitación de infraestructura educativa para municipios y demarcaciones territoriales” este año, pero la corrupción continúa.

Los diputados federales crearon un anexo en el Ramo 23 para proyectos de Desarrollo Regional, “mediante el cual se asignaron 19 mil 771 millones de pesos para obra pública municipal; es decir, un nuevo fondo que es la versión ampliada y mejorada del que se ejerció hasta 2015”, alertó.

El senador subrayó que al menos desde 2013, la Cámara de Diputados ha incrementado en 29 mil 500 millones de pesos el monto presupuestado por el Ejecutivo federal para el Ramo 23, el cual han generado prácticas corruptas en todo el país, que han quedado impunes.

A pesar de que en el presupuesto se establecen reglas de operación para los fondos del Ramo 23, los legisladores mantienen abierta la posibilidad de crear una lista de “proyectos privilegiados” a los que se asignan recursos de manera directa, advirtió Ruffo Appel.

Por ello es imperativo que cualquier fondo de desarrollo regional cuente con reglas de operación de aplicación general y, “en el ánimo de la efectiva transparencia y rendición de cuentas, debe suprimir de una vez por todas las asignaciones ocultas de recursos al Ramo 23”, subrayó el senador.