La meta trazada para los próximos años será atender de forma focalizada a las comunidades con analfabetismo para reducirlo a menos del cuatro por ciento de forma real, resaltó Mauricio López Velázquez.

En el marco de la firma de un convenio con la organización Unidos por la Montaña, el director general del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) destacó que este acuerdo tiene el propósito de elevar el nivel de vida de jóvenes y adultos a través de la enseñanza.

El funcionario dijo que también se pretende beneficiar a 119 mil 992 personas de 15 años y más con rezago educativo de seis municipios de la montaña de Guerrero, y entre los que se encuentran 31 mil 356 indigenas, de los que 12 mil 920 no saben leer y escribir.

López Velázquez destacó que lo anterior cobra importancia si se considera que la meta de anafabetismo fijada como manejable por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) es de cuatro por ciento, sin embargo, existen comunidades en México donde estas cifras se superan.

En ese sentido, reconoció que si bien en la zona centro hay una o dos entidades que están por alcanzar estar por debajo de ese porcentaje, hay más de 180 municipios en esa región que están por arriba del cinco por ciento.

Y es que por más que se diga que en lugares como en el Estado de México existe 1.5 por ciento de analfabetismo, en realidad hay más de 30 municipios que superan seis por ciento, puntualizó.

“Tenemos que direccionar la política para atender regiones y poblaciones, condiciones y circunstancias concretas en el país que requieran un esfuerzo adicional”, señaló.

No obstante esos números, Mauricio López reconoció el esfuerzo del INEA, que a 30 años de su creación ha logrado reducir el analfabetismo en el país, alpasar de 18 por ciento a casi cinco por ciento, por lo que el siguiente paso debe ser atender las zonas más alejadas como la sierra de Guerrero.

Para ello y como parte del acuerdo signado este lunes, López Velázquez dio a conocer que en breve se sumarán cinco mil jóvenes del Tecnológico Nacional para brindar su servicio social como alfabetizadores y con el apoyo de instituciones privadas y de gobierno.

Al respecto, la presidenta y fundadora de Unidos por la Montaña, Patricia Azanza Liera, destacó la importancia de este acuerdo para atender a los “mepas”, mal llamados “tlapanecos” desde el tiempo de los mexicas quienes despectivamente los llamaron así ya que significa “el aplastado”, “el dominado”.

Dijo que esto ayuda a comprender que esas comunidades tienen rezagos que datan desde hace 600 años y que a pesar de todos los beneficios que adquirió México a lo largo de su historia, éstos no los han privilegiado.

Ante ello, el reto es extender la educación tanto en mepa como en español bajo el esquema bilingüe que ofrece el INEA en comunidades lejanas.

Patricia Azanza reconoció el convenio, así como el compromiso del instituto para focalizar su labor de alfabetización a las comunidades que más lo requieren, más allá de las estadísticas globales que señalan que el analfabetismo en México se ha reducido de manera global.