Las enseñanzas ancestrales del pueblo azteca, sobre el desarrollo de la humanidad y cómo utilizarlas para vivir mejor en estos tiempos de la humanidad, fueron presentadas en Miami (sur de Florida) por la mexicana Fraternidad Azteca.

Este grupo de académicos, profesionales y empresarios radicados en México, que desde hace tres décadas apoya las investigaciones realizadas por expertos sobre la civilización azteca, ofreció durante el fin de semana varias presentaciones y el curso “Al bienestar por el bienser”.

“Lo que mostramos a la gente por un lado es que los aztecas eran monoteístas y que tenían una fe que se derivaba de una ética muy estricta y que practicaban una magia que nos ha ayudado a la humanidad entera”, dijo a Notimex el investigador Domingo Ferrer Vivó.

Ferrer Vivó es autor del libro “A la plenitud del ser por la magia Azteca” (Azteca Fraterny, 2015).

“Luego llegar a una situación en la que ocurra ese tránsito de consciencia del que nosotros hablamos, pero que no ocurrirá a menos que lo pidamos, porque si bien tenemos que hacer nuestra parte no está en nosotros, sino que está en Dios que aporta el elemento esencial para ese tránsito”, expresó.

La cosmogonía, el pensamiento, la cultura y la magia del pueblo azteca son algunos de los temas que se abordaron durante la visita que incluyó una presentación de libros en la Librería Altamira y un curso-taller en un hotel local donde se abordó la pirámide “Los Siete Peldaños” de los aztecas.

Estos siete peldaños son el amor-la fe, el intercambio entre corazón y mente, la ética, el dar, la salud, el ser social y político y finalmente el bienestar, explicó Ferrer Vivó.

En opinión del investigador, la humanidad está mejor que nunca porque potencialmente está más cerca de Dios de lo que nunca estuvo con los derechos humanos, sin bien potencialmente se ha alejado con las violaciones.

“Pretendemos que el que busque el bienestar probablemente se frustrará y el que busque el bienser obtendrá por añadidura el bienestar y esta búsqueda del bienser no es más que la consecuencia natural de la fe”, apuntó el investigador de origen español radicado en México.

A su vez, Teresa Ochoa Rivera, otra integrante de la fraternidad, quien presentó su libro “El ayuno: una sabiduría ancestral” (Azteca Fraterny, 2016) dijo que el ayuno no es sólo lo que la generalidad conoce con la alimentación, sino también de la mente y el espíritu.

Además de Ferrer Vivó y Teresa Ochoa acompañaron al grupo Lilo Domit, Bruno Lutz, Mariana Arregui, José de Jesús Hernández, Juan Mesa y Oliver de la Rosa.

Azteca Fraternity tiene la misión de difundir la sabiduría del pueblo mexica a la humanidad para alcanzar la plenitud del ser y dar a los aztecas el lugar que se merecen en la historia de México y del mundo.