Marcelo Crivella, un político conservador y obispo pentecostal, venció hoy el segundo turno de las elecciones a la alcaldía de Río de Janeiro.

Crivella, de 59 años y perdedor en las elecciones por la alcaldía en 2004 y 2008, obtuvo 59.3 por ciento de los votos en el segundo turno de los comicios celebrados este domingo para elegir a los alcaldes de medio centenar de municipios repartidos por todo el país.

“Pido a Dios que todos nosotros, en estos cuatro años de gobierno, podamos tener la esperanza de los que siempre luchan y la fe de los que nunca desisten”, dijo Crivella, candidato del Partido Republicano de Brasil (PRB).

Crivella es sobrino de Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios, una de las iglesias evangélicas más influyentes de Brasil.

Su contrincante Marcelo Freixo, un político de izquierda cuyo pasado está marcado por la lucha legislativa para combatir a las milicias en las favelas, se quedó con apenas el 40.6 por ciento de los sufragios, según datos definitivos con el escrutinio concluido.

La abstención se situó en el 26.8 por ciento, superior al 24.8 por ciento de la primera ronda de los comicios, celebrados a inicios de este mes.

Crivella, quien ocupa el cargo de senador federal, tuvo una campaña esquiva con la prensa y canceló varios debates televisivos, después de que la prensa reveló su pasado como obispo en la Iglesia Universal, durante el cual habría “exorcizado” a homosexuales.

También fueron revelados sus antecedentes penales cuando fue detenido por la policía por participar en un desalojo por medios ilegales de un terreno perteneciente en Río de Janeiro a la Iglesia Universal.

El pentecostalismo es una rama del cristianismo evangélico caracterizada por la creencia en los milagros, y en Brasil, en algunas partes de Centroamérica y África, ha crecido rápidamente en las últimas tres décadas.

En el último censo de 2010, 22.2 por ciento de brasileños, es decir unas 42 millones de personas, se declaraba evangélicas, por apenas 6.6 por ciento en 1980, y de ellos al menos 25 millones son pentecostales en Brasil.

El septuagenario Edir Macedo, su tío y fundador de la Iglesia Universal, inició en la década de los años 70 evangelizando con un altavoz, un micrófono y una biblia en áreas humildes de Río de Janeiro.

Actualmente domina un imperio caracterizado por miles de templos por todo el mundo, una cadena de televisión de gran influencia (Record) y otros medios de comunicación.

Macedo ha enfrentado dos decenas de procesos judiciales por acusaciones como fraude o blanqueo de dinero, aunque en Brasil siempre fue exculpado por falta de pruebas o por prescripción de los supuestos delitos.

Crivella se desvinculó una y otra vez de Macedo durante la campaña, aunque su popularidad en áreas con alta densidad de pentecostales –favelas y barrios de clase media y baja-, así como el voto conservador de la clase burguesa que rechazaba a la izquierda radical en la alcaldía, fueron claves para su victoria.