Contrario a lo esperado por los comerciantes de La Lagunilla, los disfraces de los siniestros payasos y las máscaras del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, son los menos populares entre los capitalinos para este próximo Halloween.

Entre los pasillos de este tradicional lugar, ubicado en el centro de la Ciudad de México, hay atuendos desde los más tradicionales -Bruja, Momia, Drácula, Calabaza y Hombre Lobo- hasta de superhéroes, villanos y personajes de alguna película o serie de terror.

Incluso, la máscara del fallecido cantautor mexicano Juan Gabriel, conocido como “El Divo de Juárez”, está entre las caretas de látex de los aparadores “porque es alguien muy querido y lo buscan para poner buen ambiente en las fiestas”, expuso José Luis Contreras, propietario del local 5.

Donald Trump es también uno de los competidores en la carrera para asustar en la Noche de Brujas, una tradición que ha ido ganado más seguidores en nuestro país, pero son pocos los que preguntan por ella u otras figuras políticas.

“Sabemos que todavía faltan unos días para estas festividades, sin embargo, la demanda de ese personaje ha sido muy baja. Lo cierto es que tenemos que tener variedad y bien surtido”, dijo el señor Contreras, quien ha estado dedicado al negocio por más de 30 años.

Detalló que el látex del candidato republicado, quien ha adquirido popularidad por la polémica propuesta de construir un muro entre México y Estados Unidos, cuesta 250 pesos y solo ha vendido media docena.

Indicó que algo similar ocurre con los payasos terroríficos porque, aunque siempre han estado presentes y en años recientes tomaron mayor relevancia por el fenómeno surgido en el país vecino, la gente pregunta por otras opciones.

Para Agustín Elías, comerciante de la accesoria 920, la baja popularidad es por el disgusto a las propuestas escuchadas durante la contienda electoral estadounidense y porque algunos capitalinos le tienen pánico al disfraz de los personajes de circo.

"Se han puesto de moda por los videos difundidos en Internet o las redes sociales y es bueno para la vendimia, pero la gente habla sobre el daño que (los payasos) ocasionan en la ciudadanía por el mal uso y no los compran”, expresó.

Francisco Villa, del local 920, dijo que hay probabilidad de no vender esos atuendos porque “los rumores hablan sobre su prohibición en diferentes zonas del país”.

Frente a la posibilidad de que esos atuendos queden fuera del “Top” de los capitalinos, los comerciantes coincidieron en que las ganancias muestran mejorías con los disfraces de La Catrina porque siempre ha sido la reina del Día de Muertos y es muy atractiva para las mujeres, quienes no escatiman en gastos.

Además, de acuerdo con el sondeo realizado por Notimex, los niños, jóvenes y adultos también saldrán a las calles caracterizados de Harley Quinn y Guasón, personajes de la película “Escuadrón Suicida”, o de los participantes de “La purga: La noche de las bestias” porque son los más solicitados.

Si bien todo depende de la calidad de la tela, los accesorios y la talla, los costos de esos disfraces oscilan entre 350 pesos y mil 200 pesos para adultos.

Juan González, propietario de los locales 24 al 29, comentó que los trajes de Catrín y Charro, acompañados con algún kit de calavera, son muy demandados este año porque en las escuelas están buscado rescatar las tradiciones mexicanas.

Los de piratas, vampiros, diablitos, fantasmas e incluso “Chucky”, “Freddy Krueger” “Jason”, “Scream” y “Chewbacca”, de Star Wars, nunca pasan de moda para pedir dulces a las puertas de las casas.

Y es que, en "gustos se rompen géneros” porque también pueden encontrase cabezas de venado y disfraces de libélula, piojo o ameba, todo dependerá de la originalidad y cuánto quieran aterrorizar en las calles de la capital mexicana.