Investigadores de diferentes instituciones académicas analizaron los aportes del etnólogo Arturo Warman (1937-2003) en cuanto al tema indígena se refiere y ponderaron la vigencia de las ideas plasmadas en su libro “Los indios mexicanos en el umbral del milenio”.

Para el secretario técnico y actual encargado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto, el volumen es de consulta indispensable para hacer un balance del indigenismo en el país y dar cuenta de la realidad contemporánea que sólo cobra sentido si se muestra la heterogeneidad, diversidad y riqueza cultural e histórica de las comunidades.

Prieto moderó una mesa de trabajo en el marco de los 10 años de la Cátedra Interinstitucional Arturo Warman, donde, aseguró, el volumen evoca un análisis necesario para entender mejor lo que se podría llamar la emergencia indígena de México, ya que es un proceso muy complejo.

El también presidente del Colegio de Etnólogos y Antropólogos Sociales añadió que, por un lado se trata de un reconocimiento de la sociedad como diversa, plural, pluricultural, de acuerdo con la Constitución, pero también hay una desigualdad, sometimiento y discriminación dentro de una heterogeneidad.

Prieto se refirió a los acontecimientos ocurridos en territorio yaqui, donde diversas comunidades se enfrentan entre sí. Este hecho hace que la realidad indígena no se aprecie como idílica, unitaria u homogénea.

En ese sentido, Federico Mancera Valencia, del Centro de Investigación y Docencia en Chihuahua, pidió revisar las ideas y aportes del etnólogo en el ámbito político y social, y reevaluar el indigenismo en el norte de México.

Recordó que Warman buscaba desarrollar un proyecto que examinara la condición de los pueblos indígenas y a partir de ello contribuir al debate nacional sobre el tema que continúa lleno de datos poco actualizados, estereotipos y posiciones ideológicas.

Mancera Valencia agregó que los 11 capítulos que conforman “Los indios mexicanos en el umbral del milenio” se estructuran como una serie de espirales alrededor de las cuales suceden otros procesos, en cuyo centro se ubican los pueblos y la noción indígena.

De este eje se desprenden múltiples secciones como historia, arqueología, demografía, economía, política, religión, geografía cultural y lingüística, todo el conjunto antropológico del indigenismo mexicano, expuso el especialista.

Por su parte, Jaime Martínez Veloz, titular de la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México (Codipim), compartió que el libro de Arturo Warman hace referencia a la situación actual y ofrece un diagnóstico de lo que son las etnias.

Ofreció una revisión del texto, con sus palabras mencionó que para Warman, la identidad propia de los grupos es uno de los recursos más eficaces para la autonomía y la resistencia cultural, ya que es un nivel primario de organización e identificación.

La Cátedra Arturo Warman es un evento que se realiza desde 2004 y reúne a participantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el INAH, el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), las universidades Autónoma Metropolitana e Iberoamericana, así como al Colegio de México y de Etnólogos y Antropólogos Sociales.