Combatientes del grupo radical islamista Al Shabab controlaron hoy el distrito estratégico de la ciudad de Baidoa, cercano a esta capital, tras duros enfrentamientos con las fuerzas somalíes, que terminaron por replegarse.

El mayor del Ejército somalí, Husein Edin, confirmó desde Baidoa, a unos 250 kilómetros al suroeste de la capital somalí, que las fuerzas gubernamentales se retiraron del distrito de Goofgaduud por razones tácticas, luego de un duro enfrentamiento, que dejó varias bajas.

El militar aseguró que muchos combatientes de Al Shabab irrumpieron duramente esta mañana en Goofgaduud, ubicado al norte de Baidoa, fuertemente armados y vehículos pesados, desatándose una feroz batalla, según un reporte del sitio All Africa.

Residentes de Goofgaduud confirmaron que las tropas se retirarse hacia la ciudad de Baidoa, la sede provisional del Estado del Oeste del sur, como resultado de los combates en el distrito, que fue tomado de inmediato por los islamistas.

“Militantes de Al Shabab alzaron sus banderas en la parte superior del edificio gubernamental y llamaron a rendirse a los residentes utilizando altavoces”, según un lugareño que logró llegar a Baidoa.

Durante las últimas semanas, el grupo islamista vinculado a la red Al Qaeda ha estado haciendo avances sustanciales en algunas partes del país, tomando bajo control varias ciudades clave, desalojadas por las fuerzas somalíes y las tropas de paz de la Unión Africana (UA).

Al Shabab (Los Jóvenes, en árabe) es conocido internacionalmente por los ataques que ha perpetrado fuera de Somalia, incluido el registrado en abril pasado (2015) contra una universidad en la ciudad keniana de Garissa, donde sus combatientes masacraron a al menos 148 personas.

El ataque en la Universidad de Garissa fue considerado el más mortífero cometido por el grupo islamista desde el asedio de septiembre de 2013 contra un lujoso centro comercial de Nairobi, que dejó 67 muertos y cientos de heridos.

Además Al Shabab es conocido por el atentado contra un bar durante la final de la Copa Mundial de Futbol de 2010, que el grupo realizó en Uganda, cobrando la vida de al menos 76 personas, que se habían congregada para disfrutar del partido entre Holanda y España.