La coalición internacional dirigida por Estados Unidos ha atacado zonas residenciales en la ciudad iraquí de Mosul, en el marco de su apoyo a la ofensiva que realiza el ejército iraquí para recuperar esa urbe, denunció hoy el Ministerio ruso de Defensa.

“La alianza internacional atacó nueve ocasiones los barrios residenciales de Mosul, último bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI)”, dijo el vocero del citado ministerio, Igor Konashenkov, sin precisar cuándo o en qué lapso y si hubo víctimas.

Se limitó a señalar que los cazas estadunidenses B-52H realizaron dos de los nueve ataques sobre la ciudad en la que viven entre 1.2 y 1.5 millones de habitantes, según reportes de la agencia rusa de noticias Sputnik.

Konashenkov calificó de indiscriminados los bombardeos y manifestó sus dudas sobre si la coalición internacional observa el derecho humanitario internacional.

Rusia ha denunciando en los últimos días los bombardeos de la coalición internacional en Mosul, los cuales han causado numerosas bajas civiles, sin embargo Estados Unidos ha negado tales acusaciones.

La semana pasada, el Estado Mayor de Rusia informó que la aviación de la coalición internacional bombardeó áreas residenciales, escuelas y otros edificios civiles tanto en Mosul como en otras localidades de la provincia iraquí de Nínive, donde provocó la muerte de 60 civiles.

Irak, con el apoyo de la coalición internacional, lanzó el pasado 17 de octubre una ofensiva para recuperar Mosul, más de dos años después de que la ciudad cayera en manos del EI, en lo que podría ser una de sus mayores operaciones militares desde 2003.

En la operación participan, según medios iraquíes, unos 30 mil militares iraquíes y las milicias kurdas (peshmerga), apoyados desde el aire por la coalición de más de 60 países que liderada Estados Unidos.

Mosul se convirtió en la capital de facto del EI desde junio de 2014 y es también su último bastión en Irak, por lo que su pérdida marcaría su derrota efectiva en esa nación.

La ofensiva en Mosul, que podría ser una de las mayores operaciones militares en Irak desde la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003, podría provocar “la más larga y compleja catástrofe humanitaria” durante 2017, han advertido agencias humanitarias de las Naciones Unidas.