Con proyecciones de películas mexicanas, actividades y venta de libros continúa la Feria Internacional del Libro de Santiago (Filsa) 2016 en este fin de semana largo en Chile, que abarca hasta el próximo martes.

Con el pabellón de México, por ser país invitado de honor en la presente edición, la feria cuenta con más de 600 metros cuadrados y 160 stands que avivan la fiesta del libro que a diario cuenta con mariachis en algún momento del día para sorprender a los asistentes.

Además, los olores y sabores del restaurante El Ranchero que ofrece tacos, totopos, fajitas y aguas frescas cubren el Centro Cultural Estación Mapocho, recinto céntrico en Santiago donde se realiza el evento.

No solo para adultos son los panoramas de Filsa, también hay espacios para los niños con stands dedicados especialmente a ellos y actividades como la “Ilustración Narrativa”, que convoca a los menores a escuchar relatos mexicanos, que son ilustrados al mismo tiempo.

Otra actividad para los niños será protagonizada por la imagen de Frida Kahlo y trata una presentación del cuentacuentos, que será seguido de un taller de pinturas para niños y niñas.

Los libros son los grandes protagonistas de esta feria, sin embargo, la música también tiene un rol fundamental en el día a día de la cita cultural, con conciertos que llenan de música el recinto ubicado cerca del río Mapocho, el que cruza toda la capital chilena.

Más de 600 actividades la Filsa, que inició el pasado 21 de octubre y cerrará el 6 de noviembre espera superar su marca de cantidad de público asistente que el año pasado reunió a cerca de 280 mil personas en sus 18 días de duración.