Big Big Love, es el nombre de una banda de rock emergente integrada por cuatro jóvenes del sur de la capital, que se distingue por sus emotivas canciones pero, sobre todo, por sus energéticas presentaciones en vivo.

La banda, integrada por Santiago, Marco, Patsi y Gerardo, se considera una agrupación afortunada, por todo lo que les ha pasado desde la primera vez que decidieron ir en busca del éxito dentro del rock nacional.

“Somos del sur de la Ciudad de México, y la banda nació entre amigos de la preparatoria, con intereses en común, como la pasión por la música”, comentó Santiago Mijares, líder de la banda.

Agregó que primero se juntaron a tocar como un pasatiempo, pero al hacerlo, surgió la magia. “Fue algo mágico, tocamos como banda, de pronto paramos la canción, nos vimos a los ojos y dijimos ¡Wau! ¡Esto suena chido!”.

Así que lo primero que hicieron fue conseguir una “tocada” y al ver la reacción de la gente, supieron que ésto era lo suyo.

“Solicitamos tocar en el Salón Imperial y ofrecimos dos rolas nuestras y fue algo muy padre”, añadió Marco Carreón.

Al hablar del estilo de la banda, los entrevistados se miraron entre ellos y Santiago respondió:

“Es que no tenemos estilo definido, ni creo que lo vayamos a tener; nos gusta cambiar de acuerdo a los tiempos y a los discos; tenemos muchos paisajes atmosféricos, musicales, en fin, siempre hemos hecho la música que fluya en ese momento”, explicó.

Sin embargo, admitieron que su música tiene muchas influencias.

“¡Muchas! Nuestra música está influenciada de muchas bandas, de muchas personas, arquitectos, escritores, gente que admiramos. Somos rateros de las influencias”, agregó Patsi Mijares.

Al hacer un balance de su corta carrera, los chavos de Big Big Love, señalan que desde 2013 hasta la fecha todo les ha salido de maravilla.

“Creo que nos ha ido mejor de lo que esperábamos, la gente ha sido muy chida con nosotros y muy agradecidos por ésto, porque, siempre que nos tiene que pasar algo bueno, nos pasa”, afirmó Marco.

Agregaron que a pesar de esta suerte que comentan, la falta de apoyo a las bandas y al talento mexicano ha sido un obstáculo, no sólo para ellos, sino para muchas agrupaciones que desafortunadamente se han quedado en el camino.

“Lo hemos visto y lo hemos padecido, pero la clave de nosotros es que por encima de todo, somos los mejores amigos y aunque nos tomamos todo esto de forma profesional, en primer lugar está nuestra amistad. Nuestra filosofía es dar todo en la vida, hagamos lo que hagamos”.

Recordaron, que la primera ocasión que grabaron, Patsi y Gerardo tenían 14 y 15 años.

“Fue un EP que aunque no lo consideramos como para la lista de nuestros discos, fue algo muy padre porque aprendimos mucho, porque nos dio la oportunidad de corregir cosas que ya no se volverán a hacer y desde ese disco, hasta lo que estamos haciendo ha habido un gran cambio”.

Actualmente, están en plena promoción de su primer álbum titulado “Friendship”.

“Este es un álbum que para nosotros es muy valioso porque prácticamente todo lo hicimos nosotros, la música, la letra, la grabación, la mezcla, el arte, todo y gracias al disco se nos han abierto muchas puertas”.

Entre esas oportunidades, están el Vive Latino, el Festival SXSW de Austin, Texas, así como tocadas y presentaciones en muchas partes del país.

“Incluso estamos a punto de irnos de gira por Estados Unidos, por toda la Costa Oeste, y también hay unos planes muy interesantes para Europa, el año próximo, pero de eso no hablaremos hasta que se concrete, porque en este medio, nunca te puedes emocionar antes, sino hasta el día que ya estás ahí tocando”.

Finalmente, comentaron que sus sueños son muy grandes y sus metas muy altas, y que con base en el trabajo, la disciplina y la amistad que los une, están seguros de poderlos alcanzar.

“Queremos llegar a todos lados, lo único que queremos es tocar y tocar, y mientras tengamos eso en mente, estamos seguros que lo lograremos”, concluyeron.