El especialista Luis Govea Camacho indicó que debido al incremento en personas fumadoras que se ha registrado en los últimos años, la incidencia de cáncer de laringe va en aumento, incluso en mujeres.

El jefe del servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, dijo que entre los tipos de cáncer de cabeza y cuello más diagnosticados en este hospital, destaca el de laringe.

Apuntó que en la actualidad ya se observa en pacientes jóvenes, incluso, desde los 40 años, y anteriormente este cáncer se observaba en personas de 50 o 60 años, de manera primordial en hombres, con una incidencia de dos o tres casos por cada paciente del sexo femenino.

Añadió que el ser fumador, incluso con antecedentes menores a cinco o 10 años en el consumo de tabaco, es por sí solo un factor de riesgo muy importante para el desarrollo del cáncer de laringe.

Manifestó que en pacientes más jóvenes es frecuente encontrar antecedentes familiares de la enfermedad, o de algún otro tipo de cáncer.

Apuntó que las funciones que cumple la laringe básicamente son la emisión de voz o fonación, la deglución y la respiración; de acuerdo la localización y el tamaño del tumor, una de las funciones se verá mermada primeramente y posteriormente las demás.

Destacó que uno de los síntomas típicos del cáncer de laringe es la ronquera o disfonía, la cual prevalece por más de 15 días y la formación de una tumoración o protuberancia a nivel de garganta, ya sea de manera unilateral o bilateral.

Expresó que otro aspecto a considerar son los cambios en la voz en general, la disnea o dificultad respiratoria y la aparición de tos, de forma típica, los pacientes no experimentan dolor y llegan a recibir atención médica cuando sus cuerdas vocales han quedado paralizadas.

Detalló que la mayoría de los casos de cáncer de laringe están asociados al consumo de tabaco, hasta en 80 por ciento.

En cuanto a la incidencia de la enfermedad, comentó que por cada 100 mil habitantes se diagnostican alrededor de 30 casos, en estadios más avanzados la patología ocasiona metástasis, lesiona el cerebro y otros órganos y tejidos circundantes.

Mencionó que el diagnóstico de la patología tradicionalmente se lleva a cabo al tomar una laringoscopía y tomografía de cuello.

"Otras complicaciones que se generan a partir del cáncer de laringe son la obstrucción de vías respiratorias, dificultad para tragar y deglutir, cambios en la piel y en la forma del cuello y pérdida de la voz permanente", concluyó.