La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) resolvió tres conflictos que llevaban más de 60 años, con lo cual dio certeza jurídica sobre una superficie que supera las 478 hectáreas.

Al respecto, el subsecretario de Desarrollo Agrario de la Sedatu, Gustavo Cárdenas Monroy, indicó que la solución se dio con la firma de escrituras y la entrega de contraprestaciones en los estados Veracruz, Jalisco y Chiapas.

“Sabemos perfectamente lo que significa la tierra y si alguien no sabe eso, difícilmente va a entender que la solución de los conflictos agrarios es fundamental para darle certeza jurídica a la propiedad social”, señaló el funcionario.

A nombre de la titular de la Sedatu, Rosario Robles Berlanga, añadió que dichas acciones también son necesarias para que los beneficiados puedan tener acceso a los programas productivos del Gobierno federal y de los estados.

Indicó que acciones como éstas fortalecen el tema de la solución de los conflictos sociales en el campo para pasar a la etapa de producción y productividad en los ejidos.

Por su parte, el director general de Concertación Social de la Sedatu, Carlos Zatarain González, explicó que 275 hectáreas correspondían al ejido Cañada Seca, municipio Quitupan, en Jalisco.

En tanto, más de 52 hectáreas del ejido pertenecen a Sonzapotes de Martínez de la Torre, en Veracruz y 150 hectáreas son del ejido Verapaz, en el municipio Frontera, del estado Chiapas.