Canadá destacó como “moderno y progresivo” el acuerdo de libre comercio firmado hoy con la Unión Europea (UE), conocido como CETA, luego de siete años de negociación.

Luego de superada la oposición inicial de la localidad belga de Valonia, el pacto fue finalmente firmado en Bruselas por el primer ministro canadiense Justin Trudeau, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el líder de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El gobierno canadiense destacó en un comunicado difundido aquí, que el CETA generará miles de millones de dólares en comercio e inversiones, proveerá mejores opciones a menos precio para los consumidores y creará trabajos para la clase media en ambos lados del Atlántico.

El acuerdo, que “se implementará lo más pronto posible”, viene acompañado de una Alianza Estratégica para reforzar la cooperación en energía, cambio climático, migración y pluralismo pacífico, contraterrorismo efectivo, multilateralismo y seguridad internacional.

“Este acuerdo creará nuevas oportunidades de mercado para los exportadores canadienses y europeos, ofrecerá mejores opciones para los consumidores y creará fuertes lazos entre nuestras economías”, afirmó el primer ministro Trudeau.

Destacó que el CETA dará significativos beneficios a importantes sectores de la economía canadiense, como la pesca en Newfoundland y Labrador, el sector aeroespacial en Québec, el automotriz en Ontario, el forestal en Columbia Británica y el minero en los territorios del norte.

Canadá tendrá acceso a 500 millones de consumidores en las 28 naciones de la Unión Europea y se prevé una actividad económica anual de 20 billones de dólares.