Castillo asegura que José Manuel Mireles también está acusado de posesión de drogas

  • Castillo indicó que al inspeccionar el vehículo en el que se movilizaban los autodefensas se encontraron diferentes tipos de armas y drogas.
  • El líder de las atuodefenssa, José Manuel Mireles, fue arrestado este viernes junto con 82 personas más.
  • El comisionado de Seguridad dijo que el viernes, antes de ser detenido, Mireles pretendía conformar un nuevo grupo de autodefensas en Lázaro Cárdenas.

La Procuraduría General de la República (PGR) de México ha acusado al líder de las autodefensas de Michoacán José Manuel Mireles, quien fue detenido el pasado viernes, de presuntos delitos contra la salud por posesión de marihuana y cocaína, además de por infringir supuestamente la ley federal de armas.

El comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo, ha informado de que el viernes pasado fueron detenidas otras 83 personas, entre ellas Mireles y tres de sus escoltas, durante un operativo de las fuerzas de seguridad en el municipio de Lázaro Cárdenas, Michoacán.

Encabezó una asamblea en la que invitó a los habitantes a sumarse

Castillo ha asegurado que al inspeccionar el vehículo en el que se movilizaban los autodefensas se encontraron diferentes tipos de armas, así como cuatro bolsas con marihuana, una bolsa de cocaína y 30.000 pesos (2.300 dólares), según el diario mexicano 'El Universal'.

El comisionado ha confirmado que Mireles ingresó el domingo en el Centro de Readaptación Social Número 11 en Sonora y que entre los detenidos había cinco menores que fueron entregados a sus padres. El resto de los arrestados entraron en las cárceles de Mil Cumbres y Francisco J. Múgica, en Michoacán, y actualmente las autoridades se encuentran constatando si estas personas tienen antecedentes penales.

Castillo confirmó el viernes que Mireles pretendía conformar un nuevo grupo de autodefensas en Lázaro Cárdenas y aseguró que el jueves "encabezó una asamblea en la que invitó a los habitantes a sumarse". Tras la citada asamblea, unas 150 personas expresaron su deseo de unirse y formaron barricadas, algo que llevó a actuar a las fuerzas federales y estatales, que emprendieron un operativo.

De esta forma, el comisionado habría cumplido con su amenaza de detener a todas aquellas personas que están armadas y que no han pasado por el proceso de adhesión a las fuerzas rurales que se encuentran bajo el control de la Policía federal.