El Secretario de Hacienda de México, José Antonio Meade, confió en que las reformas estructurales de su país quedarán consolidadas a finales del sexenio y que servirán de base para detonar un crecimiento económico, con empleo, estabilidad e inversión para los próximos años.

“Estamos haciendo esfuerzos importantes por consolidar nuestras finanzas públicas, por tener un marco fiscal estable que le de confiabilidad y que le de soporte a las actividades de consumo de inversión de exportación que estamos viendo”, dijo el funcionario en entrevista telefónica con Notimex.

Meade aseguró que la economía mexicana “se ve bien” y expresó que “pensamos que tendremos un final de sexenio en donde terminemos consolidando las reformas estructurales... y con balances adecuados en nuestras finanzas públicas”.

El funcionario mexicano visitó Miami el fin de semana para recibir el Premio Bravo como Líder Innovador del Año del Council of The Americas, una organización de negocios internacional comprometida con la promoción del desarrollo económico, social, la apertura comercial.

Al ser cuestionado sobre la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos aumente las tasas de interés, el titular de Hacienda dijo que “el Banco de México ha dicho que esta dispuesto a considerar todas las alternativas”.

“Yo creo que la que finalmente adopte está dentro del contexto específico que estaremos enfrentando a final del año”, dijo.

“El Banco de México se ha venido adelantado a las decisiones de política monetaria que tome la Reserva Federal y esto le da amplia latitud en términos de cómo reaccionar en caso de que la Reserva decida aumentar las tasas”, explicó.

“Yo creo que la determinación final dependerá de si y cuando suceda eso y que contexto específico estemos enfrentando en México y en cualquier caso será una definición del Banco (de México) que nosotros desde Hacienda respetaremos”, subrayó.

Al ser cuestionado sobre el proceso electoral que se sigue en Estados Unidos y la posibilidad de un impacto en la economía mexicana, el funcionario señaló que México “esta atento” a ese proceso.

Indicó que “-México- siendo un país global y abierto al mundo está sujeto también a enfrentar retos e incertidumbres de distintas fuentes y de diferentes lugares”.

Resaltó que lo que a su país le toca hacer ante sucesos electorales como el de Estados Unidos y sus procesos de normalización de política monetaria o la reestructuración que está enfrentando China, “es mandar señales de certidumbre, reducir nuestros espacios de vulnerabilidad y presentar así al mundo una economía resistente”.

Dijo que frente a la volatilidad que se ha observado en semanas y meses anteriores, “México ha seguido exhibiendo un comportamiento fuerte y robusto”.

“Por lo tanto las decisiones que hemos tomado y que seguiremos tomando para desde México mandar señales de certeza las habremos de seguir haciendo frente a cualquier resultado en la elección y ante cualquier otros riesgo que se nos presente de afuera”, subrayó.

Al ser cuestionado sobre la fluctuación del peso ligado a la campaña electoral, lo atribuyó a que “es una moneda que tiene amplia transaccionalidad y ese es un elemento que nos da fortaleza en un mercado robusto al que es fácil entrar y del que es fácil también salir, pero eso ha tenido también como impacto el que sea una moneda que se utilice para cubrir los riesgos entre diferentes escenarios”.

“Hemos estado muy pendientes de cuidar la integridad de nuestro mercado... el Banco de México y la Secretaria de Hacienda tienen para ese efecto instrumentos en caso de ser necesario y lo que nosotros estamos esperando ya, es que esas fuertes distracciones se vayan disipando y se vayan resolviendo”, añadió.