Los jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica pidieron hoy aquí el fin del embargo económico a Cuba y reiteraron “el más enérgico rechazo a la aplicación de medidas contrarias al Derecho Internacional, como la ley Helms-Burton”.

En un comunicado especial, los participantes en la XV Cumbre Iberoamericana exhortaron al gobierno de Estados Unidos a “que ponga fin” a la aplicación de ese tipo de leyes, “conforme a la voluntad manifestada por el presidente de ese país”, Barack Obama.

La cumbre recordó que, desde 1992, la Asamblea General de Naciones Unidas ha solicitado en 25 resoluciones poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos hace más de medio siglo.

Los mandatarios también saludaron “el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, la apertura de sus respectivas embajadas y las demás iniciativas impulsadas para avanzar en los vínculos bilaterales”.