La XXV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno decidió hoy acoger e impulsar la II Estrategia Iberoamericana de Seguridad y Salud en el Trabajo, uno de los temas que preocupa a gobiernos y al sector privado de la región.

En la Declaración de Cartagena, los gobernantes animaron “a los Estados a que aborden la planificación e implementación de sus propias estrategias, en las que se promueva la mejora continua de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo”.

Señalaron que es necesario ofrecer “respuestas al fenómeno de la siniestralidad laboral y las enfermedades profesionales”, así como fortalecer “las políticas públicas en salud para el abordaje del consumo nocivo del alcohol”.

Políticas que también deben ir dirigidas a combatir el “uso indebido de sustancias psicoactivas, la dependencia y la reducción del impacto negativo de las drogas en la salud; el impacto de la doble carga nutricional”.

Además, es necesario garantizar “los derechos sexuales y reproductivos de los adolescentes y jóvenes de conformidad con la legislación y la normativa nacional”, indicaron.

Ello con el fin de “contribuir a mejorar su calidad de vida, y a que fortalezcan el intercambio de experiencias exitosas y lecciones aprendidas en los países iberoamericanos en torno a estas temáticas”.

La declaración también pide incrementar de manera significativa y sostenida la inversión en ciencia, tecnología e innovación, “como un compromiso que permita afrontar los principales retos que tienen nuestros países”.

Intensificar la cooperación Iberoamericana “en ciencia, tecnología e innovación con el propósito de complementar las capacidades en infraestructura, equipamiento y recursos humanos, así como fomentar la transferencia y circulación de conocimiento”, indicó.

Los mandatarios reconocieron la realización del tercer Laboratorio Iberoamericano de Innovación Ciudadana “LABICCO” en Cartagena.

En esta iniciativa más de 120 ciudadanos de Iberoamérica han desarrollado proyectos innovadores exitosos con el propósito de mejorar la inclusión y accesibilidad de las personas en situación de vulnerabilidad en la región.

los mandatarios aceptaron aportar contenidos para el Canal de Televisión Satelital, “Señal que nos une”, así como contribuir a los mecanismos de participación social en la producción del audiovisual en la región y apoyar el desarrollo de coproducciones regionales.

Reconocieron los avances de la Agenda Digital Cultural para Iberoamérica, la cual “contribuye transversalmente a la consolidación del Espacio Cultural Iberoamericano, fomentando su inserción en las redes de información existentes”.

Los gobernantes recomendaron apoyar más el Espacio Cultural Iberoamericano (ECI) e impulsar la Agenda Iberoamericana por la diversidad lingüística.

También resaltaron el XXX Aniversario de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano (FNCL), proyecto impulsado en Cuba por el escritor colombiano Gabriel García Márquez, por su aporte al cine y audiovisual regional.

Reconocieron “a la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Cuba, como un centro de formación y excelencia al servicio de creadores y realizadores vinculados a la industria cinematográfica y a la Televisión Iberoamericana”.