La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México aplica un dispositivo de vigilancia y vialidad para garantizar la movilidad de los espectadores y los participantes en el desfile con motivo del Día de Muertos.

Por esta razón, el Paseo de la Reforma se encuentra cerrado a la circulación desde el Ángel de la Independencia hasta el cruce con Avenida Juárez, donde se han congregado cientos de personas.

Los uniformados realizan cortes escalonados a la circulación en las principales intersecciones de Reforma como Florencia, Río Guadalquivir, Insurgentes, París, Morelos y Bucareli, entre otras.

En el trayecto también se encuentran elementos de seguridad, a efecto de preservar el orden público y prevenir la comisión de delitos y faltas administrativas.

Los policías supervisan que las personas no ingresen con bebidas alcohólicas u objetos que puedan ser utilizados para agredir; hasta el momento no se reporta ningún incidente.

El desfile de este sábado tiene como destino el Zócalo capitalino, por lo que se prevé el cierre momentáneo de avenida Juárez, Eje Central Lázaro Cárdenas y la calle 5 de Mayo.