Los jefes de Estado y de gobierno participantes en la XXV Cumbre Iberoamericana, inaugurada hoy en Cartagena, aprobaron una declaración de respaldo al proceso de paz que lidera en Colombia el presidente Juan Manuel Santos.

En el documento, los gobernantes expresaron su respaldo al acuerdo de paz logrado entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Así como a los diálogos emprendidos después del 2 de octubre por el presidente Santos con los representantes que promovieron la votación por el Sí y el No en el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz entre gobierno y guerrilla.

Consideraron que estos diálogos “permiten al gobierno (de Colombia) recibir los diferentes planteamientos con respecto al acuerdo de paz con las FARC”.

Manifestaron que, tomando en cuenta “el clamor del pueblo colombiano”, el gobierno y las FARC deben realizar “con sentido de urgencia, los ajustes necesarios y así avanzar hacia la conclusión de un nuevo acuerdo y su inmediata implementación”.

Asimismo, expresaron su reconocimiento especial a Cuba, Noruega, Chile, Venezuela, Brasil y Ecuador, países garantes y acompañantes en el proceso de paz.

Destacaron también el inicio de los diálogos entre el gobierno y el rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN) y confiaron en que avancen con celeridad para poner fin al conflicto armado y para que Colombia sea un país en paz, tal y como aspira la sociedad entera.

Los mandatarios asistentes al cónclave reafirmaron “su solidaridad y respaldo a los esfuerzos de paz del gobierno que traerán grandes beneficios para los colombianos, con repercusiones positivas para todos los países de la región”.