La XXV Cumbre Iberoamericana dio inicio con la participación de los jefes de Estado y de Gobierno de 22 países de América y Europa de habla española y portuguesa.

Luego de la sesión inaugural en la que intervinieron la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, y el presidente de Colombia, iniciaron las sesiones de trabajo de los mandatarios de la región, a puerta cerrada.

Los mandatarios se dieron cita en el Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala, de esta ciudad, a donde arribó el presidente Enrique Peña Nieto, para tomar parte en los trabajos de este encuentro, que tiene como lema, “Juventud, emprendimiento y educación”.

La secretaria general Iberoamericana dio la bienvenida a los jefes de Estado y de Gobierno que asisten a la Cumbre, y apuntó que los esfuerzos de la región deben centrarse en dar más oportunidad a los jóvenes.

Sostuvo que ese sector de la población busca un diálogo directo para entender las necesidades de 160 millones de personas entre los 15 y 29 años, dentro de un mundo y una región que atraviesa momentos desafiantes.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, apuntó la cumbre se reune en un momento crucial de la historia de su país, en el que está cerca de lograr que un conflicto de 52 años llegue a su fin.

“Hoy lo reafirmo ante los pueblos de Iberoamérica: la paz de Colombia será una realidad”, dijo en el salón de sesiones”, y apuntó que “hacemos votos para que se logre ya un nuevo acuerdo”, aunque reconoció que “el alto al fuego pactado es muy frágil.