El gobierno yucateco ha encontrado en las llamadas “pruebas rápidas” de VIH y sífilis, un instrumento efectivo para concientizar a la población de los riesgos que representan para la salud las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y combatirlas oportunamente.

El secretario de Salud de Yucatán, Jorge Mendoza Mézquita, explicó que ese programa se desarrolla a través de “jornadas de detección”, que se realizan en coordinación con las jurisdicciones sanitarias y de la mano con otras instituciones y organismos no gubernamentales.

“El diagnóstico temprano y tratamiento oportuno son acciones subsecuentes que contribuyen a aumentar la calidad y el tiempo de vida, por ejemplo, en las personas infectadas con el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida, de ahí la importancia de las llamadas pruebas rápidas”, subrayó.

Asimismo, en ese marco, se ha fortalecido la participación de organismos gubernamentales y no gubernamentales en respuesta al VIH e ITS, a través del Comité Estatal de VIH, Sida e ITS, el cual contempla dos mesas de trabajo o comisiones una de prevención y otra de atención integral.

“Otro de los planes ha sido implementar estrategias de prevención combinada en poblaciones clave y en situación de desigualdad. Para este caso las estrategias implementadas son, por un lado, prevenir las ETS y por otro promocionar la salud sexual responsable”, añadió.

Aclaró que la promoción de comportamientos sexualmente saludables, utiliza lenguaje incluyente, con respeto a los derechos humanos dirigido a la población clave, haciéndole más accesible los insumos y servicios a través de rutas en las que acude la brigada de prevención.

Estos grupos no sólo proporcionan condones, pues sus integrantes están capacitados para dotar de información, consejería, y brindar detecciones a las personas que lo soliciten, y esto puede ser horarios discontinuos, que sean más accesibles para los interesados (noche, madrugada, u horarios matutino y vespertino).

También se acude a brindar capacitación y consejería sobre ETS a dueños y personal de bares, centros nocturnos, las llamadas “Discos Gay”, o lugares de encuentro casual.

Mendoza Mézquita aseguró que se puede hablar de resultados positivos en esta gran conjunción de esfuerzos en contra de dichas enfermedades, que son ya un problema de salud pública en todo el mundo.

“En Yucatán, durante la semana epidemiológica número 37 se han registrado dos mil 14 casos acumulados de enfermedades de transmisión sexual, comparada contra esa misma semana del año 2015, cuando habían dos mil 584. Es decir, se ha registrado una reducción del 20 por ciento de los mismos”, destacó.

En el reporte acumulado de 2016, un mil 878 corresponden a mujeres y 136 a hombres. En cuanto al año 2015, dos mil 398 eran mujeres y 186 hombres.

Recalcó que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay más de 30 microorganismos diferentes transmisibles por vía sexual que incluyen bacterias, virus y parásitos. Algunos, en particular el VIH y la sífilis, también se pueden transmitir de la madre al hijo (sífilis congénita).

“La evidencia científica demuestra que los programas y acciones sobre educación sexual integral, promoción de la salud sexual y reproductiva, ITS, VIH y sida, tienen efectos diversos y benéficos, que combinados con programas de educación y salud integrales favorecen la disminución del riesgo de adquirir alguna ITS, incluyendo el VIH”, reiteró.

Por ello, el interés en mantener y extender este tipo de programas de detección rápida que de la mano con otros planes y proyectos, ha permitido obtener resultados positivos en el último año y que esta reducción pueda mantenerse en las próximas semanas epidemiológicas.