En la presentación del libro “La política con rostro de mujer”, compendio de la diputada María Elena Orantes, legisladoras y funcionarias se pronunciaron contra la violencia política y por una representación equitativa en espacios de toma de decisiones.

Orantes López, diputada chiapaneca de Movimiento Ciudadano, subrayó que la paridad de género ya está escrita en la ley electoral, sin embargo es necesario dejar las banderas políticas para alcanzar la igualdad.

Urgió a buscar estrategias políticas que permitan a más mujeres ocupar espacios de decisión, ya que por ejemplo en la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, únicamente hay una coordinadora.

Entre las nueve mujeres que externan sus puntos de vista en el libro está Amalia García, secretaria de Trabajo y Fomento al Empleo del gobierno capitalino y coautora, quien aseguró que la violencia política de género tiene una gran cantidad de manifestaciones.

La funcionaria local planteó que se requiere que los gobiernos asuman la importancia de crear instituciones que compartan la tarea del cuidado de otros, garantizar suficientes guarderías y estancias infantiles, así como escuelas de tiempo completo.

Sin embargo, el presupuesto del 2017 no prevé la implementación de este tipo de colegios que permitirían a las mujeres salir en busca de un ingreso propio.

A su vez, Ruth Zavaleta Salgado, ex diputada federal y coautora de la obra, destacó el avance en el número de legisladoras en los estados, “pero se trata de una cuestión cultural, de demostrar que somos igual de capaces que los hombres y podemos tomar decisiones importantes”.

Lorena Martínez Ramírez, coautora del libro y directora del DIF Guadalajara, acotó que la paridad de género no se ha visto con la importancia que debiera, al considerar que falta mucho para que se logre la igualdad, no sólo en la política, sino en la casa y los empleos.

“Hay muchos pendientes, vemos todos los días casos de violencia intrafamiliar brutales, mujeres a las que no se les contrata por el hecho de estar embarazadas, por lo que celebro que se lleven a cabo este tipo de eventos”, expresó.

La secretaría de la Comisión de Igualdad de Género, Erika Rodríguez, coincidió en impulsar una mayor participación de mujeres en espacios de decisión; para poder distribuir el poder de manera igualitaria y construir un sistema político más transparente y democrático.

“Es una tarea de justicia para las que en este momento sufren algún tipo de agresión o violación. Necesitamos acciones concretas, en el ámbito legislativo, que permitan acabar con la violencia política contra las mujeres”, afirmó.

La legisladora priista mencionó que legislar con enfoque de género no debe ser más una frase de discurso. Es tiempo de cambios profundos para lograr una igualdad sustantiva, puntualizó.

La diputada Claudia Corichi llamó a generar mayor representación de mujeres en todos los espacios, ya que en los poderes Ejecutivo y Judicial no existe una cuota mínima. “No hay una representación siquiera de 20 por ciento en los puestos de ambos poderes”, planteó.

Resaltó que es probable que cambien las cosas, más aún cuando existe la posibilidad de que una mujer esté al frente de la nación más poderosa del mundo occidental y otras dos están a cargo de países como Alemania y Gran Bretaña.

La directora de Estudios Sociales del Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género, Blanca Díaz Delgado, urgió que a la siguiente generación “tenemos la obligación de dejarles un futuro mejor”.

“Un camino donde ellas puedan sentirse seguras y sepan que la paridad no vino de gratis, que a muchas nos costó sacrificios personales y que nos llamaran locas por querer participar en la política”, finalizó.