Cada año en el estado de Michoacán 20 mil hectáreas que deberían ser de preservación y conservación se utilizan para el cultivo de aguacate sin las autorizaciones de cambio de uso de suelo correspondientes, señaló el procurador ambiental, Guillermo Haro Bélchez.

De gira por Michoacán, señaló que el gobierno de la República está a favor del crecimiento económico, pero tiene que ir de la mano de un crecimiento sostenido, sustentable y que cumpla con la ley para evitar la devastación de los bosques en la entidad.

De acuerdo con el titular de la Procuraduria Federal de Protección al Ambiente (Profepa), 70 por ciento del territorio michoacano son terrenos forestales.

Además, ocho de cada 10 aguacates que se consumen a nivel internacional provienen de tierras forestales de la entidad, expuso el funcionario federal.

En ese sentido, Haro Bélchez explicó que los campos de aguacate en la entidad van de 125 a 150 mil hectáreas en terrenos forestales, pero cada año se suman más de 20 mil, cuando la vocación de esos ecosistemas debe ser su preservación y conservación.

Por ello, se reforzarán las acciones de trabajo con la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de Michoacán, la Profepa, la Secretaría de Medio Ambiente federal, así como autoridades estatales y municipales.