La economía estadunidense creció a una tasa anual de 2.9 por ciento de julio a septiembre pasados, informó hoy el Departamento de Comercio, al presentar sus cifras preliminares.

La expansión de la economía reflejó un alza en las inversiones en el sector privado, que crecieron 3.1 por ciento de julio a septiembre pasados, respecto al trimestre anterior; así como una aceleración en las exportaciones y una alza en el gasto del gobierno federal.

Otros factores que incidieron de manera favorable fueron el gasto de consumo personal, uno de los principales en la actividad económica, que creció 1.5 por ciento, comparado con el 1.3 por ciento del periodo anterior.

El favorable desempeño en estos sectores amortiguó el efecto negativo derivado de la reducción en el gasto de los gobiernos estatales y locales.

Aunque preliminar, la actividad económica de Estados Unidos entre julio y septiembre pasados se colocó como el mejor periodo para la actividad económica nacional, después de las expansiones de 1.4 y 0.8 por ciento del segundo y primer trimestre, de manera respectiva.