Las niñas Valeria y Alondra, quienes padecen leucemia linfoblástica, hicieron realidad su sueño de ser enfermeras, gracias a alumnos de la Escuela de Enfermería y Escuela de Fisioterapia de la Cruz Roja Mexicana.

En colaboración con la asociación Cumple un Sueño, en ceremonia realizada en el auditorio de la Escuela de Enfermería de la Cruz Roja, se les entregó un reconocimiento que las acredita de manera simbólica como licenciadas en Enfermería y Obstetricia.

Luego les colocaron las cofias y tomaron protesta a las pequeñas nuevas enfermeras de nueve y 12 años de edad respectivamente, quienes recorrieron enseguida las áreas de Ginecología y Obstetricia donde se les indicó las labores propias de esta actividad.

Al finalizar el recorrido ya las esperaban en el patio de la Escuela con globos y obsequios por parte de los alumnos de Enfermería y Fisioterapia, así como de la asociación Cumple un Sueño.

Valeria Jazmín dijo que le gustaría ser enfermera para cuidar de las personas enfermas que como ella tienen que estar constantemente en los hospitales y consideró que un buen trato hace que sea más llevadera la estancia.

Por su parte Alondra Guadalupe manifestó que desde más pequeña siempre ha tenido la inquietud de llegar a ser una enfermera por la gran labor que hacen en ayudar a todos los pacientes para que sanen rápido.

Ambas agradecieron los regalos y la oportunidad de lograr convertirse en enfermeras a su corta edad, y aseguraron sentirse felices y contentas de estar cumpliendo su sueño.