Horas después de que el Senado de la República aprobó su nombramiento como nueva secretaria de la Función Pública, Arely Gómez González se reunió con los principales funcionarios de la dependencia, a quienes convocó a comportarse a la altura de las demandas sociales.

En la reunión, efectuada en las oficinas de la dependencia, Gómez González ratificó su compromiso de recuperar la confianza de los ciudadanos en las instituciones.

Adelantó que para ello, se construirá una Secretaría de la Función Pública (SFP) con los más altos estándares de integridad y que resulte ejemplo de conducta, al tiempo de refrendar su compromiso para hacer del Sistema Nacional Anticorrupción un instrumento eficaz contra la ilegalidad en la administración pública federal.

Ante los responsables de las unidades y directivos de las áreas de trabajo de la SFP, Gómez González insistió en que el papel del Estado es servir a la sociedad y por ello se debe revalorar el servicio profesional de quienes trabajan en el gobierno.

La SFP, adelantó en un comunicado, retomará el liderazgo en política de transparencia y corrupción y para ello estrechará vínculos de coordinación con los principales organismos en la materia.

Entre ellos, mencionó a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai).

Se trata de contar con modelos modernos y eficaces que garanticen la rendición de cuentas, como elemento central de recuperación de la confianza por parte de los ciudadanos, puntualizó.