Un comité de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó hoy una resolución, copatrocinada por seis países, que propone una negociación con el fin de eliminar por completo las armas nucleares en el mundo.

Aprobada en la primera comisión de la Asamblea General, la resolución propone lanzar negociaciones en marzo de 2017 que apunten a crear “un instrumento legalmente vinculante para prohibir armas nucleares, que conduzca a su eliminación total”.

La resolución, que deberá ser votada por el pleno de la Asamblea General de la ONU, fue aprobada por 123 votos a favor, 38 en contra y 16 abstenciones. Las nueve naciones que cuentan con armamento nuclear votaron en contra o se abstuvieron.

El documento fue propuesto e impulsado (patrocinado de acuerdo con el lenguaje diplomático de la ONU) por Austria, Brasil, México, Nigeria, Irlanda y Sudáfrica.

La resolución es fruto de tres conferencias internacionales, una de ellas organizada en 2014 en México, en que se consideró por primera vez que las armas nucleares suponen un riesgo humanitario de enormes proporciones.

Expertos y organismos civiles consideran probable que las negociaciones propuestas para 2017 sean boicoteadas por las potencias nucleares. Sin embargo, el documento aprobado este jueves tendría la intención de deslegitimar aún más este tipo de armamento.

Asimismo, la resolución fortalece las normas legales y políticas en contra del uso de este tipo de armamento, de acuerdo con Daryl Kimball, director ejecutivo de la Asociación para el Control de Armas.

“A fin de alcanzar un mundo libre de armas nucleares, será necesario, en algún momento, establecer una norma legalmente vinculante para prohibir este armamento. Como tal, buscar un tratado que prohíba el desarrollo, producción, posesión y uso de armas nucleares es un paso clave”, dijo Kimball.

Por su parte, la Campaña para Abolir Armas Nucleares (ICAN) celebró la adopción de la iniciativa, a la que calificó como un “importante paso adelante, que marca un cambio fundamental en la manera en que el mundo aborda esta amenaza esencial”.

Las armas nucleares siguen siendo el único instrumento de destrucción masiva que no ha sido prohibido por las normas internacionales de forma integral y universal, pese a que suponen un peligro catastrófico para la humanidad y el medio ambiente que ha sido bien documentado.

“El voto de hoy demuestra de manera muy clara que una mayoría de las naciones del mundo considera la prohibición de armas nucleares como algo necesario, factible y urgente. Lo ven como la opción más viable para alcanzar un progreso real sobre el desarme”, dijo Beatrice Fihn, directora de ICAN.