El Tribunal Colegiado en Materias Penal y de Trabajo del Décimo Circuito amparó a una menor de edad para que sea reintegrada a su seno familiar luego de que se difundiera en redes sociales que fue víctima de pederastia en un restaurante de Tabasco.

La menor deberá permanecer bajo estrictas medidas de vigilancia y evaluación periódica, a efecto de determinar si es lo que conviene para su interés superior.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) dio a conocer en una nota informativa que el Tribunal Colegiado resolvió los recursos de revisión 613/2016, 641/2016 y 642/2016 y confirmó la sentencia emitida por el juez cuarto de Distrito en el Estado de Tabasco.

El impartidor de justicia atendió la petición de una mujer para recuperar la custodia de su hija, que fue víctima de pederastia.

Los magistrados del CJF confirmaron el fallo del juzgador, pues en atención al principio de interés superior de la niña ofendida, advirtió que el acto reclamado tiene efectos respecto a su derecho a ser protegida contra cualquier riesgo a su vida, integridad o libertad y a no ser separada de su familia.

La relevancia de ese caso estriba en que la persona afectada por el acto reclamado es una niña y el conocimiento de los hechos llegó a la autoridad vía redes sociales y medios de comunicación que destacaron que posiblemente fue víctima de pederastia en un restaurante de Tabasco.

El amparo concedido es para dejar sin efecto el proveído el 19 de abril pasado y se emita otro en el que se cancele la medida de resguardo y se entregue la niña ofendida a su madre, o en caso de que no sea posible, debe entregarse a su abuelo.

Para este último supuesto, el juez ordenó se remitan las constancias respectivas al juzgador familiar competente, a fin de que determine la idoneidad de ello y le dejó libertad para pronunciarse a favor de entregar a otro familiar, siempre que se cumplan los objetivos de proteger el interés superior de la niña.

Asimismo, se ordenó el traslado de la niña a su lugar de residencia otorgando cinco días para su cumplimiento.

A efecto de proteger a la víctima, se ordenó girar oficio de colaboración a la autoridad competente en el Estado de México, donde residirá la menor, a efecto de que se comisione personal de la Procuraduría Estatal de Protección de las Niñas, Niños y Adolescentes en aquella entidad para que se constituyan periódicamente durante un plazo de 30 días en el domicilio en que resida la menor.

El juez destacó la importancia de verificar el desarrollo de sus actividades y el cuidado que reciba en su núcleo familiar.

Además, se ordenó al impartidor de justicia responsable requerir informe detallado de esas visitas, así como respecto de la viabilidad de la permanencia de la niña en el seno familiar, para dentro de los tres días siguientes a la recepción de la citada información.