Los sistemas nacionales de Transparencia y Anticorrupción son fundamentales para que los ciudadanos tengan control sobre la forma en que se ejerce el poder, advirtió el comisionado del INAI, Joel Salas Suárez.

Al participar en el foro “El Sistema Nacional Anticorrupción y las leyes de transparencia: ¿herramienta eficaz contra la corrupción?”, el comisionado señaló que ambos sistemas deben consolidarse como instrumentos fundamentales contra la corrupción.

El Sistema Nacional Anticorrupción permitirá coordinar acciones que ahora operan de manera fragmentaria, destacó Salas Suárez, de acuerdo con un comunicado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

A través del acceso a la información y la transparencia se puede tener evidencia de actos de corrupción y, por lo tanto, exigir su sanción, destacó, al invitar a empresarios presentes en el auditorio, para sumarse a las acciones contra la corrupción.

Entre ellas, aprovechar los espacios de Gobierno Abierto y fortalecer ellos mismos la transparencia y la rendición de cuentas corporativas.

Los empresarios pueden promover una agenda anticorrupción acorde conforme a sus necesidades porque conocen las áreas vulnerables y pueden disuadir y exhibir a servidores públicos que incurran en actos de corrupción.

“El sector privado puede exigir transparencia y usar la información pública para colaborar en el combate a la corrupción y dar seguridad a sus inversiones”, sugirió.

Para describir los efectos negativos de la corrupción en la inversión del país, el comisionado Joel Salas proporcionó cifras de diferentes organismos y asociaciones sobre los impactos.

De acuerdo con el Índice Global de Competitividad 2015-2016 del Foro Económico Mundial, el crimen organizado, la ineficiencia de la burocracia y las políticas tributarias son problemas que junto con la corrupción delimitan el avance en la competitividad en el país, finalizó.