La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) encabezó hoy una ceremonia cívico-militar en la Explanada de los Héroes, con muestras de las estrategias para la atención de los casos de desastre más graves en cinco décadas en México.

A 50 años del inicio de su aplicación, el Plan DN-III-E se constituye como el operativo insignia de las Fuerzas Armadas del país para atender los casos más trágicos que afectan a los mexicanos.

Su aplicación ha rebasado fronteras, pues se ha efectuado con éxito en países del Caribe, América Latina y Estados Unidos, como un acto de hermandad entre naciones.

El general Pedro Valencia, comandante de la Base Aérea Militar número 14, resaltó que las mujeres y hombres que integran las Fuerzas Armadas acudirán sin dilación, titubeos y con presteza al llamado de la sociedad cuando se encuentre el peligro.

“Hay quienes quisieran distanciarnos del pueblo. Es imposible. Somos uno, pues basta con ver el rostro, la piel, el pensamiento y el corazón de cada soldado para ver que somos el pueblo, que somos Nuevo León, que somos México y esa será siempre nuestra causa”, subrayó.

Refirió que el Plan DN-III-E, aplicado por primera ocasión el 10 de octubre de 1966 en los estados de Veracruz y Tamaulipas tras el desbordamiento de los ríos Pánuco y Tamesí, forma parte del instrumento operativo militar.

Dicho instrumento, dijo, establece los lineamientos generales de los organismos del Ejército y Fuerza Aérea para realizar actividades de auxilio a la población civil afectada por cualquier tipo de desastres.

Por su parte, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, enalteció el arrojo de las Fuerzas Armadas y de seguridad pública en casos de desastre y de inseguridad.

“Siempre están para vencer la adversidad, no solamente de la naturaleza sino también la que provocan quienes delinquen, quienes se dedican a extorsionar, secuestrar, asesinar, a hacer maldad en una sociedad”, expresó.

El mandatario estatal dijo que “hoy tenemos que reconocer ese trabajo en este gran ejercicio del Plan DN-III-E, que fue diseñado precisamente para, en emergencias, acudir de manera inmediata a las zonas en donde hay problemas”.

Rodríguez Calderón pidió no esperar a que venga una desgracia. “Hagamos que nuestras ciudades sean mejores, hagamos que la sociedad cumpla la ley y que cada uno de nosotros seamos respetuosos de la naturaleza”, dijo.

Igualmente, entregó un reconocimiento, en nombre del pueblo de Nuevo León, al comandante de la Séptima Zona Militar, general Rigoberto García Cortés, por la invaluable labor del Ejército en la aplicación del Plan DN-III-E.