El pleno de la Cámara de Diputados conoció para trámite de publicidad un dictamen para garantizar la asistencia social a los menores que nazcan o permanezcan en cualquier centro de prevención y readaptación social y sean hijos de madres reclusas.

Con una reforma al inciso m) y la adición de un inciso n) a la fracción I del Artículo 4 de la Ley de Asistencia Social se busca proteger a los menores que viven con madres reclusas y carecen de un nivel de vida óptimo, como mandata la ley en la materia.

El dictamen que será discutido y votado en una próxima sesión precisa que a esa población se le llama los “niños invisibles”, porque han estado ausentes de la atención de la sociedad, de las instituciones oficiales y de los beneficios de las políticas públicas en la materia.

Resalta la importancia de cumplir las disposiciones en el ámbito de la asistencia social, garantizando la concurrencia y la colaboración de la Federación, las entidades federativas, la Ciudad de México y los sectores social y privado, con el propósito de proteger a la clase más vulnerable y desprotegida del país.

De acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), en las cárceles de México hay 13 mil niños, hijos de mujeres presas.

De ellos mil 500 viven con su madre y padre en prisión, con todo lo que ello implica en términos de desarrollo humano y libertad.

El segundo dictamen reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Salud para crear el Registro Nacional del Cáncer, a fin de impulsar la prevención con base en estrategias de educación, tamizaje, atención y tratamiento del padecimiento.

El registro se integrará con la información proveniente del Sistema Nacional de Información Básica en materia de salud.

Además, la secretaría del ramo deberá establecer, promover y coordinar el nuevo Registro Nacional de Cáncer, que será materia de salubridad general.

Según datos de la Unidad de Análisis Económico de la Secretaría de Salud (SSA), anualmente “los gastos hospitalarios por cáncer representan en promedio seis por ciento del total de los egresos en instituciones públicas, en el que prevalecen los tipos de cánceres de próstata, mama, cérvix, pulmón, colo-rectal y estómago”.