El gobierno mexicano mantiene una amplia colaboración con organismos internacionales para atender el fenómeno migratorio derivado de la permanencia de ciudadanos haitianos en el país, principalmente en Tijuana, Baja California, quienes esperan ser aceptados o poder ingresar a Estados Unidos.

El subsecretario de Relaciones Exteriores, Carlos de Icaza afirmó lo anterior y aseguró que se tiene un diálogo multilateral en instancias como la ONU, que también está al pendiente de la situación pues actualmente hay unos tres mil migrantes en la frontera norte de México con Estados Unidos y mil en la sur, con Guatemala y Belice.

Ante diputados de la Comisión de Relaciones Exteriores en el Palacio Legislativo de San Lázaro, el funcionario de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), mencionó que estos migrantes se encuentran en albergues y son atendidos en sus requerimientos básicos.

Comentó que de acuerdo a los reportes del caso, 85 por ciento de estas personas son originarias de Haití, en tanto que otras dicen ser de África.

De Icaza señaló que los migrantes cruzan para ver si los agentes migratorios de Estados Unidos determinan si cumplen los requisitos legales para quedarse en ese país, algunos por un tiempo y otros en albergues, mientras que otros son deportados.

“Con toda legitimidad, en México estamos preocupados por el humor social, estamos obviamente con diferencias políticas que tienen que ver con la pluralidad de nuestra nación, pero cuando uno habla, en el G-20 sobre México, ellos están viendo cómo las reformas estructurales de hoy les van abrir nuevos espacios al día de mañana”, expresó.

Respecto a Estados Unidos, afirmó que México está empeñado en hacer entender que somos un socio estratégico, responsable y confiable y que los acuerdos comerciales son de dos vías.

Finamente, comentó que escuchó la preocupación de los diputados de la Comisión de Relaciones Exteriores sobre la situación en Venezuela, y en particular de la panista Cecilia Romero, quien solicitó un pronunciamiento de México al respecto.