Derivado de la aplicación del operativo "Estadio Seguro", policías capitalinos detuvieron a 15 personas por reventa de boletos tras el clásico de futbol América-Guadalajara, que se jugó la víspera en el Estadio Azteca.

Elementos de proximidad y metropolitanos, así como de la Subsecretaría de Control de Tránsito, fueron desplegados en los alrededores del llamado “Coloso de Santa Úrsula”, para inhibir la reventa de boletos y salvaguardar la integridad física de los aficionados que asistieron al partido.

Los revendedores fueron remitidos ante el Juez Cívico, mientras que un detenido por lesiones fue puesto a disposición de la agencia del Ministerio Público de la Coordinación Territorial de Seguridad Pública y Procuración de Justicia Coyoacán 1.

Para la acción preventiva, que fue coordinada por el titular de la Secretaría de Seguridad Pública local, Hiram Almeida, la dependencia dispuso de tres mil 900 uniformados, apoyados con 250 unidades, entre los que se incluyen dos helicópteros.

Los uniformados acompañaron el recorrido de los equipos de animación tanto de América como de Guadalajara, desde sus puntos de reunión hacia el Estadio Azteca, así como de regreso a sus destinos, lo que permitió que no se registraran alteraciones al orden.

Durante los trayectos, la circulación vehicular no se vio afectada y los uniformados se encargaron de proteger la integridad física tanto de los miembros de las porras como de automovilistas y ciudadanía en general.