A diferencia de las mujeres que retrata Hollywood: sumisas, agradables y lindas, las mujeres de "La chica del tren", de Tate Tylor, son personajes fuertes pero rotos y pone sobre la mesa temas tan importantes como la violencia contra el género femenino, importante para generar una reflexión hoy en día, expuso el actor venezolano Édgar Ramírez.

En charla con el público luego de la exhibición del filme basado en la novela homónima de Paula Hawkins, en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), Ramírez se manifestó contra la violencia a la mujer y coincidió con el público en que es necesario hablar de lo que está sucediendo, porque no sólo es un tema que aqueja a la sociedad mexicana o latina, sino al mundo entero.

Tras sostener que este filme es transgresor para lo que se hace en Hollywood, el actor enfatizó: "Es un libro que se escribió en Inglaterra, pero que es una realidad que también cabe en América Latina y Estados Unidos, país al que considero el más misógino".

En "La chica del tren", que traerá Universal a México, pondera la historia de "Rachel", una mujer devastaba por su reciente divorcio, quien pasa todo el día fantaseando con una pareja aparentemente perfecta, morenita, a cuya casa pasa diariamente en tren.

Una día, "Rachel" es testigo de un suceso estremecedor que ocurre en esta casa donde habita su ahora ex esposo, quien resulta ser un asesino, infiel y golpeador de mujeres.

Aunque reconoció que Hawkins no estuvo presente en el set pero que sí le gustó mucho la película y lo manifestó en su estreno, hace dos semanas en Nueva York, Ramírez sostuvo que "La chica del tren" es una reinterpretación, no pretende ser una fotografía (...) lo que nosotros intentamos fue crear de alguna manera una pintura. Una aproximación a la escénica del libro que esperamos lo hayamos logrado.

Compartió que se siente muy satisfecho de trabajar con Tate Tylor, porque "él es un actor venido a director y sabe muy bien cómo llevar a los actores al lugar que necesitan. Además, comprende perfectamente el universo femenino. Es como el Almodóvar americano".

El Embajador de ONU Mujeres, Édgar Ramírez, quien en ésta, su quinta visita a Morelia, presentará también la película "Manos de Piedra", sostuvo que esta producción colmada de personajes rotos y llenos de contradicciones le evocan al cine de los 80 o principios de los 90, cuando se plasmaban historias sobre los bajos instintos, la atracción fatal y la infidelidad.

Finalmente, indicó que se encuentran muy orgullosos de los resultados de la película, porque conecta con el público, al tiempo que muestra fielmente "cómo todos tenemos obsesiones y culpas que queremos dejar atrás. Es un placer que sea aquí (Morelia) su estreno latinoamericano".