Las ofrendas, parte importante de la celebración de Día de Muertos, incluyen una gran variedad de productos, con un costo aproximado por montaje de 900 pesos.

Con el objetivo de que en estas celebraciones los mexicanos no gasten de más en los altares a sus seres queridos que ya no están, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) realizó un estudio de precios de los productos básicos que integran las ofrendas.

Entre los elementos más económicos se encuentran: las veladoras, con un precio promedio de 17.61 pesos; el pan de muertos, que cuesta 10 pesos; las tradicionales flores de cempasúchil, cuyo ramo chico oscila en 12.50 pesos y el papel picado, que en bolsa de 30 piezas tiene un precio de 29.90 pesos.

Así como el agua, que en botella se vende en siete pesos; el copal, de 19 pesos y los dulces típicos, cuyos precios oscilan entre los 6.98 y 8.69 pesos, de acuerdo con el informe realizado a través del programa Quién es Quién en los Precios (QQP), de la Profeco.

Agregó que preparar una porción para cuatro personas de arroz rojo, equivale a 27.29 pesos; mientras que la misma cantidad de mole con pollo, tendrá un precio de 87.99 pesos y el dulce de calabaza 55.53 pesos.

Otros elementos que no pueden faltar en la tradicional ofrenda de Día de Muertos son las calaveritas de chocolate, con costo promedio de 33.81 pesos y las frutas, como mandarina, lima, guayaba y caña, que se adquieren en 20 pesos por kilogramo aproximadamente.

Por su parte, el tequila y el petate se colocan como los elementos más caros de la ofrenda al venderse en 135 pesos cada uno.

Para que no gastar de más, la Profeco recomienda elaborar una lista con los objetos necesarios para el altar de Día de Muertos, adquirir sólo lo que se va a utilizar y comprarlos antelación, ya que conforme se acerca la fecha, los precios se elevan.

Asimismo, aconseja comparar precios, aprovechar las promociones y ofertas reales, y elegir lo que se ajuste más al bolsillo de cada hogar.