El experto en Nutrición y Dietética, Eder Manuel Rodríguez, advirtió que la falta de ejercicio y consumo excesivo de calorías son factores que podrían causar obesidad y sobrepeso.

El experto adscrito a la Unidad Metabólica del Hospital de Especialidades del IMSS Jalisco añadió que por lo menos 70 por ciento de la población en México presenta algún nivel de sobrepeso u obesidad, lo que significa que cuatro de cada 10 adultos tienen exceso de peso y tres de cada 10 son obesos.

Expresó que entre las principales causas de mortalidad entre la población figura en principio la diabetes, los accidentes cerebrovasculares, la hipertensión e insuficiencia renal, que ya sea de manera directa o indirecta se asocian a la mala alimentación y al sobrepeso y la obesidad.

El especialista mencionó que entre los malos hábitos de alimentación más detectados en la población derechohabiente, que es atendida en la Unidad Metabólica, están en principio la falta de actividad física que contrasta con la ingesta excesiva de calorías diarias.

"Es algo de lo más arraigado, aunado al consumo de bebidas azucaradas o refrescos; las aguas frescas son muy 'engañosas' porque realmente contienen una gran cantidad de azúcar y suelen ser preparadas con concentrados y no con fruta natural", mencionó.

Rodríguez señaló que otro aspecto a considerar es el 'saltarse' las comidas, dado que la falta de una de ellas, primordialmente del desayuno, contribuye a generar una mayor sensación de hambre.

Explicó que otro referente es que en la cena comen más, "llegan a la noche con mucha hambre por haber omitido una comida o ‘juntar’ dos en una, el omitir una comida propicia que el metabolismo sea más lento".

Otro 'mal hábito' de la alimentación, destacó, es masticar muy rápido los alimentos, lo que propicia que se presente más pronto la sensación de saciedad, pero al poco tiempo la persona suele volver a tener hambre, además de que puede presentar molestias digestivas como reflujo o acidez.

El experto resaltó que mención aparte merece el consumo de alimentos de alta calidad energética, con un excesivo contenido de harinas, grasas y azúcares.

Lamentó la costumbre de adicionar sal a los alimentos sin haberlos probado antes, "el consumo diario de sal debe ser de tres a cinco gramos como máximo para evitar el riesgo de hipertensión arterial o daño renal".

"En términos generales, Jalisco se ubica por encima de la media nacional en casos de obesidad y sobrepeso, y es que esta entidad se distingue por tener una dieta o alimentación con alto contenido de carbohidratos", concluyó.