Las autoridades francesas dieron por concluida la fase humanitaria del desmantelamiento del campo de migrantes de Calais, norte, con la evacuación de más de seis mil migrantes en tres días.

“La operación humanitaria ha terminado, concluyó la misión de encontrar un refugio para cada migrante”, declaró a la prensa la prefecta (delegada del gobierno) de la región norteña de Pas-de-Calais, Fabienne Buccio.

De acuerdo a la representante del gobierno en la zona, las oficinas del plan de evacuación instaladas en el campamento cerraron definitivamente anoche y este jueves comenzó el desmantelamiento del campo con maquinaria pesada.

Desde el lunes más de seis mil migrantes según la funcionaria fueron trasladados en camiones de pasajeros desde el campamento hacia centros de acogida de toda Francia.

Según un balance provisional de la delegada del gobierno en Calais “hemos acogido a más de seis mil personas lo que corresponde al censo” oficial del número de habitantes del campo, en el que algunas ong estimaban sin embargo que residían hasta ocho mil migrantes.

La prefecta descartó que queden migrantes en el campamento, bautizado “La jungla” por sus malas condiciones de habitabilidad y que algunos de ellos hayan huido hacia otros campamentos en la región.

La funcionaria estimó que el desmantelamiento total del campamento, en el que residían oficialmente seis mil cuatrocientos migrantes, sobre todo afganos, sudaneses y eritreos, está previsto que concluya el próximo lunes.

Según Fabienne Buccio, Calais, puerto francés desde el que los migrantes trataban de cruzar hacia el Reino Unido, “no tiene vocación de convertirse en un lugar para acoger a todos los migrantes de Europa” por lo que las autoridades continuarán protegiendo la zona para que no vuelva a crearse una nueva “Jungla”.

Los trabajos de desmantelamiento del campamento comenzaron a primeras horas del día de hoy en medio de una fuerte vigilancia de granaderos del Cuerpo Republicano de Seguridad (CRS).