El presidente de la Comisión de Seguridad Social del Senado, Fernando Mayans Canabal, consideró necesario regular el consumo y la producción de la mariguana ante la inseguridad que vive el país y para impulsar el crecimiento industrial y la generación de empleos.

En el seminario internacional “Perspectivas legislativas para la regulación de la cannabis no psicoactiva para su uso medicinal, terapéutico e industrial”, consideró que ante la situación económica, sería posible utilizar esta planta “para hacer una gran industria en México”.

Del mismo modo, destacó los beneficios terapéuticos que derivados de la cannabis tienen en niños con epilepsias refractarias, así como en pacientes con cáncer, ya que “es el mejor antiemético que hay, en serio, y les puedo seguir mencionando todos los beneficios”.

Entonces, agregó, es necesario abordar estos temas y discutirlos para beneficio de los mexicanos y evitar así las importaciones de esos productos, pues “tenemos la capacidad y estamos viendo y palpando el beneficio que tienen estas medicinas”.

Hans Mathieu, representante de la Fundación Friedrich Ebert en México, consideró que México perdió una oportunidad importante para legalizar y descriminalizar el uso de la mariguana, pues la propuesta que se presentó en abril parecía tener “asesoría de traficantes” porque, por un lado, proponía aumentar el consumo, y por otro, no regular su producción y distribución.

Explicó que en México recientemente se han presentado algunas iniciativas de reforma que no consideran dos vertientes: la descriminalización del consumo y la regulación de la producción y distribución para reducir los ingresos ilegales de los narcotraficantes.

A su parecer, si las dos cosas no se combinan, las políticas en la materia no funcionarán y no reducirán los daños derivados de la prohibición.

Señaló que en cuanto México dé el paso para regular no sólo la mariguana, sino todas las drogas mediante una política integral, se resolverán los problemas asociados al narcotráfico, el creciente consumo interno y la violencia del crimen organizado.

En tanto, Raúl Elizalde Garza, presidente de la Asociación #PorGrace, manifestó que es momento que los legisladores pierdan el miedo a esa planta y que entiendan que hay diferencia entre sus componentes psicoactivos y el cáñamo industrial.

Indicó que hay mucha desinformación sobre el cáñamo, elemento del que se derivan muchos de los productos terapéuticos y medicinales.