El gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, llamó a los grupos comunitarios a la paz, al respeto y a que dejen de atemorizar a los pueblos.

En entrevista consideró además que los conflictos entre esos grupos “es un asunto que se está convirtiendo en un tema muy importante, es un tema de seguridad”, y expresó que el desarme no puede hacerlo sólo el gobierno estatal.

Expuso que para solucionar la problemática hay dos rutas. Una es la pacificación a través del diálogo que se ha mantenido y controlar que las pasiones, los resentimientos, las querellas, los agravios, no generen más violencia.

La otra es el desarme y recomendó actuar con mucha prudencia y responsabilidad.

“El gobernador a final de cuentas tiene que ser muy cuidadoso y muy puntual de qué es lo que va a hacer y cómo lo va a hacer, principalmente con gente que está armada y que no son cualquier arma”, manifestó.

Agregó que el gobierno del estado ha actuado y aplicado cuatro puntos estratégicos en los cuales hay unidades de la policía del estado, y mantenido un diálogo cuando menos por teléfono con los líderes de estos grupos que han ocasionado hechos lamentables y reprobables.

“Nadie en su sano juicio quiere que sucedan estas cosas. Lamentablemente suceden”, precisó.

Dijo que en el tema de los comunitarios hay que ser responsable más que tolerantes.