El líder opositor venezolano Henrique Capriles informó hoy que la protesta nacional para exigir un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro dejó 120 personas heridas por grupos paramilitares, así como 147 detenidos.

El también gobernador del estado de Miranda destacó que en el marco de la denominada “Toma de Venezuela” se realizaron manifestaciones en 21 de 23 regiones del país, lo que consideró una muestra de la “sorprendente” respuesta del pueblo venezolano a la convocatoria.

Mientras en Caracas la manifestación se desarrolló de manera pacífica, en otras regiones se registraron incidentes violentos, de los que Capriles responsabilizó a Maduro, a quien llamó a regresar al camino constitucional.

“Tenemos heridos y detenidos. Ellos (los representantes del gobierno) se comprometieron públicamente con el enviado del Papa (Emil Paul Tscherrig) a garantizar que el pueblo iba a ir a la protesta sin que ellos se metieran a generar violencia”, sostuvo.

En una rueda de prensa en la que presentó un balance de la jornada, Capriles precisó que los incidentes más graves se registraron en el estado andino de Mérida, donde hubo 50 lesionados, mientras que en Zulia hubo cuatro heridos de bala.

El dirigente opositor acusó a grupos “paramilitares” afines al gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de atacar a los manifestantes.

Asimismo, resaltó la elevada participación que tuvo la protesta en Caracas. “Quedamos sorprendidos del tamaño de la movilización. Es para que el gobierno entienda que vamos en serio”, añadió.

La oposición salió a la calle para exigir que se reactive el proceso del referéndum revocatorio, suspendido por órdenes de varios tribunales que admitieron la denuncia del oficialismo sobre un presunto fraude con firmas anteriormente recogidas.

La denominada “Toma de Venezuela” se convocó para este 26 de octubre, debido a que en esta fecha debía comenzar la recolección de firmas de electores para activar la consulta.

La multitudinaria concentración en la autopista Francisco Fajardo se realizó en momentos en que miles de partidarios de Maduro se dieron cita en los alrededores del presidencial Palacio de Miraflores, para expresar su apoyo al gobernante.

El secretario ejecutivo de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, convocó a una huelga de 12 horas para el próximo viernes, en rechazo a la suspensión del referéndum.

A su vez, el jefe de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, dijo que se está preparando una marcha para el 3 de noviembre, que irá al Palacio de Miraflores de “manera pacífica” para notificarle a Maduro la decisión del congreso de iniciar un juicio político en su contra por su responsabilidad en la crisis que vive Venezuela.

Capriles manifestó que la oposición le daba a Maduro un plazo de una semana para “restituir” el hilo constitucional en el país o, de lo contrario, convocará a una marcha hacia Miraflores.